Anfiteatro

Se concluye el Paseo de la Costa

El edificio frente al río, en Vicente López, será apto para espectáculos de todo tipo
(0)
22 de agosto de 2001  

En la costa de Vicente López, en terrenos contiguos al Parque de los Niños (Ciudad de Buenos Aires), se está por concluir el anfiteatro que, junto con el Monumento del Fin de Milenio y el paseo público de 1 km de extensión, compone un nuevo tramo del Paseo de la Costa.Este proyecto, diseñado por el arquitecto Claudio Vekstein junto con un equipo de colaboradores de diferentes disciplinas y nacionalidades, cumple la tercera etapa del plan para delinear el borde ribereño, impulsado (y ejecutado con ligeras modificaciones) por la municipalidad de la localidad mencionada, que al fin permitirá reconciliar la ciudad con el Río de la Plata.

El anfiteatro está en uno de los extremos de dicho paseo público (en la calle Laprida y el río), y fue concebido como una pieza en contrapunto al monumento del extremo opuesto, inaugurado en 2000, que es una réplica-homenaje de los paragüas de Amancio Williams. Este anfiteatro de características poco convencionales, funcionará como una caja de escena multipropósito en una península de 6 ha, y tendrá una capacidad que oscila entre los 1500 y 30.000 espectadores; el escenario y los equipos de luz y sonido necesarios para cada espectáculo se podrán instalar en el espacio semicubierto, por delante del núcleo que contiene el backstage y en la parrilla que estará suspendida de la cubierta.

Desde el monumento hasta el anfiteatro, Vekstein propuso una topografía de carácter variable en todo el recorrido, tanto en materiales (sentido Este-Oeste) como en alturas (Norte-Sur).

La grilla de la ciudad se interrumpe en Vito Dumas, la calle que serpentea y organiza de manera diferenciada los flujos vehiculares, ciclísticos y peatonales, que en el solado expresa mediante diferentes intertrabados, colores y texturas. A un lado de la calle se ubicó una tira edificable (con espacio previsto para futuros concesionarios), que incluye los núcleos sanitarios (para mujeres, hombres y discapacitados). De aquí parten hacia el río senderos iluminados, que al atravesar la calle y los terraplenes, sirven como badenes y como acequias.

Los terraplenes, de planta irregular, alcanzan una altura de 3m ya en el área del anfiteatro, para luego descomponerse en escalones profundos y de poca altura. De los terraplenes surgen dos planos de hormigón que se pliegan para proteger el espacio escénico "como manos a una vela encendida", dice Vekstein, y que están sostenidos por columnas dobles cilíndricas de acero de gran sección.

"El anfiteatro, más allá de su uso en épocas de espectáculo, es una pieza de fuerte carácter que recoge el paisaje solitario en su interior para brindarlo a la gente, entablando un diálogo doble y cruzado a la distancia con el monumento Homenaje a Williams, el municipio y el río", concluye.

Una experiencia estética

Con Williams y Miralles como referentes

El arquitecto Vekstein fue discípulo del arquitecto Williams, para cursar luego un máster en la Academia de Artes Städelschule, francfort, dirigido por Enric Miralles, con quien trabajó más tarde asociado en el proyecto para el Museo de la Rosa en Steinfurth (1991/95). Su propuesta para el tramo del Paseo de la Costa junto al monumento y el anfiteatro, parece reflexionar sobre estas dos experiencias claves en su desarrollo profesional, en una síntesis personal que él mismo aclara "como en una relación de amor, ni el uno ni el otro permanecen idénticos a sí mismos si se entregan; del monumento como construcción simbólica conmemorativa en su forma clásica, figurativa y vertical -el pedestal como intermediario entre la ubicación y el signo representacional-, a su antítesis moderna o nonumento , representación abstracta de su propia autonomía o el paisaje que finalmente lo adopta, mediante sucesivas operaciones de logicidad y encaje que demanda este lento movimiento de-a-dos, resultan piezas de escala con cierto factor territorial común que van construyendo su propio programa estético, donde la ribera del Río de la Plata es el verdadero lecho o fundamento."

Ficha técnica

Emprendimiento y realización:

Municipalidad de Vicente López (intendente Enrique García), Secretaría de Obras Públicas (arquitecta Sabrina Mosca y doctor Fabián Gnofo), Dirección de Planeamiento (arquitectos José Hernán y Héctor De Marzi)

Monumento en homenaje a Amancio Williams, con motivo del fin del milenio:

Inauguración: febrero de 2000

Ubicación: Calle Melo y Río de la Plata, Paseo de la Costa, Vicente López, Buenos Aires

Proyecto original (1962/1966): arquitecto Amancio Williams

Adaptación y dirección de obra: arquitecto Claudio Vekstein

Colaborador: ingeniero Georg Ponzelar (Alemania)

Archivo Williams: director Claudio Williams

Recálculo Estructural: ingenieros Tomás del Carril y Fontán Balestra

Paseo de la Costa (3º etapa):

Inauguración: diciembre de 2000

Ubicación: calle Vito Dumas, entre Melo y Laprida, Vicente López, Buenos Aires

Proyecto (y seguimiento de obra): arquitecto Claudio Vekstein

Colaboradores: Luis Etchegory,arquitecta Eugenia Frías Moreno, Jonas Norsted (Noruega) y Franco Neira (Chile)

Renders: arquitecto Alejandro Goldemberg

Paisajismo: Lucía Schiappapietra, colaboradora María Inés Beveraggi

Dirección de obra: arquitecto Osvaldo Lavalle

Anfiteatro de la Costa:

Inauguración: prevista para septiembre próximo

Ubicación: Calle Laprida y Río de la Plata, Vicente López, Buenos Aires

Comitente: Fundación Empresaria de Vicente López, presidente José Menoyo

Proyecto (y seguimiento de obra): arquitecto Claudio Vekstein

Gestión y documentación: arquitectos José Hernán y Héctor De Marzi

Colaboradores: Luis Etchegory, arquitecto Andreas Lengfeld (Alemania), arquitecta Eugenia Frías Moreno y Santiago Mendibour

Renders: arquitecto Alejandro Goldemberg

Estructura: ingenieros Tomás del Carril y Fontán Balestra

Dirección de obra: arquitecto Eduardo Calocero

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?