Construcciones metálicas de valor

Obras de la tradicional firma Tisi
(0)
5 de septiembre de 2001  

El auge de la construcción de grandes edificios públicos y privados que se dio en Buenos Aires a fines del siglo XIX contó entre sus protagonistas a la firma iniciada por los hermanos Antonio y Félix Tisi. En 1886, provenientes de la ciudad italiana de Trento, los hermanos Tisi comenzaron a trabajar en la Argentina en la construcción de cubiertas. Hoy, sus descendientes, el ingeniero Roberto Tisi y el arquitecto Juan Carlos Tisi, junto con el ingeniero Dante Martínez, dirigen Constantino D. Tisi y Hermano SA, la empresa más antigua del país en construcciones metálicas.

De la primera época cabe destacar su participación en la construcción del Congreso Nacional, del ex edificio del diario La Prensa y del Palacio Municipal sobre la Avenida de Mayo, del Teatro Colón, de los actuales Círculo Militar, Cancillería y Museo Nacional de Arte Decorativo, del Hotel Provincial de Mar del Plata y cascos de estancias, como Marayuí, en Chapadmalal, todos con estructura de madera en sus cubiertas.

Las grandes obras

El cambio de tecnología de la madera al hierro como estructura resistente se reflejó a partir de la década del 20. Tisi realizó innumerables obras industriales que totalizan más de 5 millones de metros cuadrados cubiertos a la fecha. Entre otras figuran las plantas de las principales empresas de electrónica del país en el Parque Industrial de Tierra del Fuego, las industrias Kaiser en Córdoba, obras para Bagley, Bayer, Bunge y Born, Somisa, Acindar, sectores del Aeroparque, centros de transferencia y oficinas para los supermercados de La Anónima, además de la villa transitoria de Piedra de Aguila, con 30.000 m2 de techos. En la década del 90, Tisi acompañó el crecimiento de la difusión entre los proyectistas de las ventajas de las estructuras metálicas para resolver sus obras.

Así, ejecutó las oficinas, comedor y showroom de Volkswagen, la Universidad y Escuela de San Andrés -proyectadas por Rafael Viñoly-, las oficinas de la Fundación Pérez Companc en Escobar, las nuevas plateas para el estadio de Boca Juniors, las cubiertas para la pileta olímpica de River Plate, la de los Juegos Panamericanos de Mar del Plata y la perimetral del estadio Racing Club, unidades penitenciarias, laboratorios, y el hall de arribos y marquesinas del nuevo aeropuerto de Ezeiza. Está en terminación la cúpula de la iglesia de Nuestra Señora del Rosario en San Nicolás y los parasoles del Museo Fortabat en Puerto Madero.

El departamento técnico de Tisi asesora a los proyectistas para la mejor definición de las soluciones, y trabaja en la resolución de los detalles una vez adjudicada la obra, siempre respetando al máximo el diseño original.

Parasoles inteligentes

Los parasoles colocados en el Museo Fortabat y en la Universidad de Princeton, en Estados Unidos, ambos proyectos de Viñoly, llevan estructura de Tisi. Los dos sistemas funcionan autorregulados por células fotoeléctricas. Los de Princeton tienen forma de ala de avión; cuando no hay luz el parasol está totalmente abierto y al mediodía, cerrado. En el Fortabat, con el mismo sistema, la estructura permite que los paneles corran según el movimiento solar. Las placas de los parasoles del Museo son de Alpolic con pintura megaflón y fueron fabricadas por la firma CG SA en la Argentina.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.