Edificios costeros, junto al río inmóvil

Este conjunto de edificios -que asocia a tres de los más importantes estudios de arquitectura-, constituye el comienzo de una nueva frontalidad de la ciudad "que cruzó los diques"
(0)
13 de octubre de 1999  

La primera etapa del proceso de expansión de la ciudad hacia el río en la zona central (que puso el nombre de Puerto Madero en primer plano) fue en verdad una tarea de reciclado encarada sobre los viejos depósitos de ladrillos a la vista situados en el borde oeste de los diques.

Ahora, más precisamente en coincidencia con el dique 2, se encaró el proyecto de un conjunto de edificios que comprende todo el entorno de la plaza central de ese sector. Estos edificios constituyen, por su localización sobre la ribera este de los diques, el comienzo de una nueva frontalidad de la ciudad que comienza a partir de su construcción y que sus autores sintetizan con una frase: "la ciudad cruzó los diques".

En el diálogo mantenido acerca de las características distintivas de la obra, fueron interlocutores la arquitecta Flora Manteola (del estudio de los arquitectos Manteola-Sánchez Gómez-Santos-Solsona-Sallaberry) y el ingeniero Pedro Güiraldes, de la empresa constructora Güiraldes-Zaefferer.

Nuevo paisaje

Este conjunto, que fue bautizado con el nombre genérico de Edificios Costeros , está formado por cuatro edificios continuos que fueron proyectados como uno solo, interrumpido cada 55 metros por patios transversales, y que configura en definitiva un bloque virtual de unos 250 metros de longitud.

Las cabeceras curvas de los edificios situados en los extremos caracterizan el cierre del conjunto en tanto que las fachadas, resueltas para enfatizar las líneas horizontales, subrayan la búsqueda de la aludida continuidad.

Como parte del mismo criterio, las fachadas transversales que dan frente a los patios-plaza mencionados más arriba, se resolvieron sobre la base de otro diseño, que remeda un corte de los edificios. Mientras tanto, las marquesinas altas que avanzan sobre estos espacios intermedios les otorgan un carácter que es casi el de un espacio interior y que coadyuva al logro de la continuidad de los 250 metros.

La contracara moderna Los arquitectos destacan que estos edificios costeros son los únicos, a lo largo de los diques, sobre los que no está reglamentada la construcción de recovas. Por eso la marquesina longitudinal de aluminio y los escalones que marcan el desnivel entre la vereda y el borde del malecón buscan recrear esta situación que se vería, si no se aplicara ese recurso, interrumpida solamente en este tramo.

El subsuelo abarca toda la superficie de los cuatro edificios y de las plazas intermedias.

Como se puede advertir, los Edificios Costeros se presentan como un gran desarrollo longitudinal, que será la contracara contemporánea de los antiguos y remozados bloques de ladrillos situados del otro lado del dique.

La edición 1999 de la tradicional muestra de diseño conocida por el rótulo de Casa FOA se realiza este año en los Edificios Costeros cedidos con ese objeto por IRSA.

De última generación

El partido arquitectónico de los nuevos edificios se resolvió sobre la base de un núcleo vertical en los dos extremos y dos núcleos por edificio, para los intermedios, originándose así oficinas de distintas superficies y formas de subdivisión.

Por otra parte, la poca profundidad de las plantas (15 metros) propone sólo oficinas exteriores con vistas e iluminación parejas. En la planta baja hay locales comerciales de doble frente.

El esqueleto estructural es de hormigón armado, con entrepisos sin vigas para obtener plantas más flexibles. Las fachadas de muro-cortina exhiben líneas horizontales marcadas por medio de cordones salientes de aluminio.

Una adecuada aislación térmica y acústica se logra mediante el empleo de termopaneles de vidrio doble hermético.

Un párrafo aparte se justifica para comentar la iluminación artificial de los Edificios Costeros. En efecto, los que tuvieron ocasión de observar este conjunto por la noche coinciden en destacar la imagen innovadora que presentan las construcciones gracias al aporte que, en materia de diseño luminotécnico, ofreció Ernesto Diz con el empleo de artefactos ultramodernos de la línea Reggiani.

Tanto en cuanto a su fisonomía como en lo referido a las instalaciones técnicas, los Edificios Costeros pueden calificarse como de última generación .

Ficha técnica

Proyecto:

  • MISGISISISI Manteola-Sánchez Gómez Santos-Solsona-Sallaberry-Arquitectos

  • Baudizzone-Lestard-Varas-Arquitectos
  • Estudio Urgell-Penedo-Urgell-Arquitectos
  • Propietario:

  • IRSA
  • Dirección de obra:

  • Gerencia técnica de IRSA
  • Codirección de obra:

  • Urgell-Penedo-Urgell-Arquitectos
  • Empresa constructora:

  • Güiraldes-Zaefferer SA
  • Ubicación:

  • Dique 2, manzana 1, Puerto Madero, Buenos Aires
  • Superficie:

  • 20.052 m2 planta baja: locales comerciales, 4 pisos de oficinas entre 70 m2 y 750 m2 , subsuelo de cocheras
  • Asesor estructural:

  • Alberto H. Fainstein y Asoc.,Ing.
  • Diseño de carpinterías:

  • Arquitecto Luis Gigli
  • Asesoramiento municipal e incendio:

  • Estudio Masal
  • Coordinación de Instalaciones:

  • Estudio Grinberg, termomecánica

  • Estudio Grinberg, eléctrica

  • Estudio Ingeniero Grinspun y Asociados, sanitaria

  • Estudio Giarini, iluminación

  • Ernesto N. Diz
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.