Tipologías atípicas para competir en el mercado

En las viviendas de Charcas 5270
En las viviendas de Charcas 5270
(0)
23 de enero de 2002  

En un área residencial de alta densidad, en Palermo, los arquitectos Esteban Caram y Gustavo Robinsohn construyeron un edificio de viviendas en dúplex que obtuvo un doble premio en la última Bienal Internacional de Arquitectura BA/01: el Vitruvio a la obra más significativa construida por un estudio emergente, y el premio Arqa21 en la categoría vivienda colectiva.

El edificio (2000 m2) ocupa un doble terreno, y formalmente se compone por losas apiladas entre dos tapas medianeras de color, con la fachada al frente resuelta con un sistema de toldos enrollables y barandas metálicas que, en un mismo plano independiente, tapa las narices de las losas de los balcones. Los colaboradores del proyecto fueron el arquitecto Roldán Jacoby, y Claudia Jaimovich y Constanza Mayada; el asesor estructural fue Sebastián Berdichevsky, y la construcción estuvo a cargo de Urbano Obras SA.

Este doble reconocimiento se suma a los otros dos premios que obtuvieron por los edificios de viviendas de las calles Grecia, en 1998, y Cramer, en 2000 (asociados con los arquitectos Mariano Del Torto y Marcelo Efrom), en los que también aparece la propuesta del dúplex. Los arquitectos Caram y Robinsohn contaron a LA NACION las características de su propuesta: "Nuestra oferta apunta al segmento de la pareja soltera o a punto de tener un hijo, con unidades que permiten crecer con un entrepiso o ganar un posible segundo dormitorio."

-¿Por qué el dúplex y no otra tipología?

Robinsohn: -Entendemos que una vivienda de 45 o 50 metros cuadrados es un producto con un costo acotado, y ésta se convierte en una buena alternativa al dos ambientes tradicional, porque aunque ofrezcas un espacio con mejores detalles, dimensiones y aventanamientos, siempre tenés que competir y ganar por precio.

En el caso de las tipologías de los 3, 4 y 5 dormitorios, también creemos que es más difícil de comercializar porque el mercado es más competitivo.

-¿Cuál es el aspecto más positivo que ofrece el dúplex?

Caram: -Que en el mismo terreno y superficie de una construcción tradicional logramos edificios con más aire. Las viviendas en dúplex son espacialmente más interesantes porque tienen menos paredes y un estar con 4 m de alto, y porque admite la posibilidad de crecer en el futuro, si el usuario lo desea.

-¿El edificio de Cramer también recibió un premio internacional?

-Fuimos a Hong Kong a recibir el premio Architectural World Awards, otorgado por el Royal Institute of British Architects (RIBA), por la categoría de vivienda colectiva en América latina. En esa misma oportunidad premiaron también a arquitectos como MRDV, Dominique Perrault, Norman Foster y Richard Meier, entre otros.

Génesis de la obra

-¿Cómo generan un proyecto?

Caram: -Hacemos un esfuerzo enorme; buscamos terrenos que reúnen varias características como buen precio, accesibilidad y buena orientación, y luego lo compramos. Los dos primeros terrenos donde construimos eran muy baratos porque están frente a las vías, pero en zonas emergentes.

Robinsohn: -Para perfeccionar nuestro trabajo, de algún modo intuitivo, comencé un posgrado de emprendimientos inmobiliarios en la Universidad de Belgrano, que sirve en especial para emprendimientos de mayor escala, donde tenés que cerrar los números con mayor grado de racionalidad.

Pude aprender, primero, más variables de análisis del lote; a encontrar las fuerzas y las debilidades; a realizar estudios de mercado, y a analizar la competencia del entorno. Luego vi otros aspectos que están relacionados con el proyecto de inversión y su financiación -si es con préstamos o con capital propio-, y a analizar los aspectos positivos y negativos de esto.

-¿Cómo fue su experiencia en la construcción?

Caram: -Compramos el terreno de la calle Grecia para construir lo que sería nuestra vivienda. Recién salíamos de la facultad, y ésa era la manera para construir nuestra primera obra y acceder a nuestra primera vivienda propia.

Era una torre de dúplex de planta cuadrada, resuelta con bloques de hormigón y viguetas premoldeadas para los entrepisos. Por circunstancias que se fueron dando (problemas con los vecinos, por ejemplo) vendimos el edificio y compramos el terreno de la calle Cramer porque ofrecía la posibilidad de hacer más unidades; entonces se sumaron familiares y amigos, a los que les servía como proyecto de inversión.

En el caso de Charcas se trató de un proyecto mayor, por eso nos asociamos con otros amigos, dueños de la constructora Urbano Obras SA, que aportaron un gran número de inversores.

-¿Cuál será la modalidad a adoptar en los emprendimientos futuros?

-Tenemos un proyecto nuevo para un terreno que compramos en la calle Moldes, en Belgrano, donde estamos analizando la posibilidad de hacerlo con otra figura, que es la del consorcio a precio de costo , que apunta directamente al usuario final.

Edificio Charcas 5270

  • Sobre una planta libre, de hall y garajes, se desarrollan cuatro niveles de dúplex y un último nivel de unidades simples, en doble crujía. Cada planta de dúplex tiene ocho departamentos con núcleo central de circulaciones verticales y servicios sanitarios, y dos patios laterales que iluminan los halles (cada dos pisos), y que, además, permiten la ventilación de las cocinas de las unidades laterales. La estructura se resolvió con un sistema compuesto por un núcleo central de hormigón armado, y vigas de pequeñas luces y tabiques, en los departamentos, que apoyan sobre cuatro vigas de transición y pocas columnas que permiten las maniobras de los vehículos, en la planta baja.
  • Perfil

    Facultad: Por separado, Caram y Robinsohn estudiaron en el taller Sánchez Gómez-Berdichevsky-Lopatin, y se conocieron trabajando en el estudio de Berdichevsky. En la actualidad son docentes en la UBA y UP.

    Estudio propio: Desde 1998, desarrollan y construyen edificios con tipologías de vivienda atípicas en el mercado.

    Asociados: Ganaron varios concursos y construyeron edificios con los estudios Berdichevsky-Lopatin (oficinas Capsa-Capex, Compac y laboratorios Organon); con Lier-Tonconogy (un estudio de radio y TV, en Chacarita), y con Del Torto-Efrom (viviendas de las calles Grecia y Cramer), por los que obtuvieron premios nacionales e internacionales. En 2001, recibieron en Hong Kong el premio de Vivienda Colectiva /AWA-RIBA, por la obra de Cramer.

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.