Ahora, la moda es hacer campings y picnics en pleno Buenos Aires