Alquilar un BMW en Alemania, como si fuera una bicicleta porteña

Jorge Oviedo
(0)
22 de septiembre de 2013  

MUNICH.- La broma tradicional es pasar frente a un vistoso auto estacionado y decir a los amigos: "¿Los llevo?", como si se pudiera apropiarse del vehículo y usarlo, aunque sea por un rato. Pero en algunas ciudades ya es posible.

En Alemania, por ejemplo, BMW inauguró en 2011 el sistema Drive Now, con el cual se puede usar vehículos de la marca como se hace en Buenos Aires con las bicicletas compartidas de la Ciudad. Hay que inscribirse en el sistema concurriendo a una oficina, obtener un chip que se adhiere a la licencia de conductor y autorizar el débito de las cuentas a una tarjeta de crédito. Y listo. Luego sólo hay que ubicar un vehículo en las calles, usarlo mientras haga falta y luego dejarlo en otro estacionamiento. Es increíblemente sencillo. Funciona en Munich, Berlín, Dusseldorf, Colonia y en la norteamericana San Francisco.

Con un smartphone se puede instalar una aplicación que permite ubicar los vehículos que están en las proximidades. Allí se informa el modelo, la cantidad de combustible que tiene, el color y la matrícula. Inmediatamente se lo puede reservar desde el teléfono. No tiene costo y dura 15 minutos.

Cuando se llega a la unidad basta apoyar el chip en el parabrisas, a la altura de un dispositivo especial. La unidad se abre. El sistema de navegación, que está en alemán y en inglés, saluda, pregunta cómo se ha encontrado la unidad, si está limpia o no, o si tiene daños. Y si está listo para conducir.

Si se necesita hacer una pausa, existe la opción de detenerse por 10 minutos y dejar el auto cerrado y reservado para el conductor. Las tarifas van desde los 29 de centavos de euro por minuto, pero hay paquetes con descuentos, comprando minutos por anticipado. También se puede en Munich ir hasta el aeropuerto y dejar la unidad allí. Cuesta incluso menos que ir en taxi. Ni al retirarlo ni al dejarlo intervienen personas. El sistema es automático, similar al de las bicicletas de alquiler de París.

Los vehículos del sistema no pagan estacionamiento cuando se los deja en la calle en lugares con parquímetro y tampoco en aeropuerto. La tarifa además incluye el combustible. Si el vehículo tiene 20% o menos de carga en el tanque, el usuario puede llevarlo a la estación de servicio y cargar. Obtendrá a cambio minutos gratis. Pero no debe usar su dinero. Dentro de las unidades, hay tarjetas de crédito de BMW para hacerlo. Sólo hay que avisar, a través del GPS de la unidad, que uno está dispuesto a cargar combustible, para que a través del mismo dispositivo, le informen el pin de la tarjeta de crédito.

El sistema busca solucionar problemas de tránsito y la excesiva afluencia de vehículos particulares que luego pasan la mayor parte del tiempo estacionados en la ciudad.

Drive Now ofrece los BMW serie 1, el convertible, el eléctrico ActiveE, Mini convertible, Clubman y Coupé, diésel y a nafta, automáticos y manuales.

Mercedes-Benz también tiene un sistema similar con autos Smart, llamado Car2Go. Drive Now tiene 300 autos en Munich; 760, en Berlín; 250, en Dusseldorf; 350, en Colonia, y 70 ActiveE (eléctricos), en San Francisco, donde el año próximo sumará el nuevo i3.

El sistema es muy flexible y práctico cuando se necesita un auto por un rato. Por ahora, no es posible tomarlo en una ciudad y devolverlo en otra. Hay en Alemania otros esquemas de compartir vehículos, pero son menos flexibles. Hay que retirar las unidades en determinados lugares, que tienen 270.000 usuarios.

Drive Now y otros sistemas mucho más adaptables ya tienen 183.000 participantes. Registrarse cuesta 29 euros por única vez. Y luego, si en medio de una lluvia sorpresiva no hay forma de conseguir un taxi, es posible hacerse de un auto estacionado en las proximidades para ir hasta el destino.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.