El protocolo de seguridad, la polémica detrás de la muerte del trabajador del subte