En instituciones de la ciudad, hay 800 adolescentes que esperan una familia