Enrique Spinedi: "El edificio de la Casa Suiza perdió su valor"

El directivo de la Sociedad Filantrópica Suiza dice que quieren erigir un edificio en el lugar
Fernando Castro Nevares
(0)
15 de julio de 2013  

El estado actual de abandono de la Casa Suiza, ubicada en Rodríguez Peña al 200 y propiedad de la Sociedad Filantrópica Suiza, es lo que quedó tras el dictado de la medida precautelar firmado en enero de 2012 por la jueza porteña Alejandra Petrella, y a la de no innovar, del 18 de junio de ese año, dispuesta por la jueza Andrea Danas, dentro de un amparo iniciado por un grupo de vecinos.

El vicepresidente de la Sociedad, Enrique Spinedi, sostiene que esas medidas les impidieron hacer cualquier tipo de intervención en el inmueble, que, asegura, quieren recuperar para el uso de los descendientes de suizos y la conservación de su acervo cultural.

-¿Qué quiere hacer la Sociedad Filantrópica Suiza ahí?

El edificio de la Casa Suiza perdió su valor patrimonial. Queremos construir un edificio de once pisos con tres subsuelos de cocheras. Y al fondo, sobre el terreno del antiguo salón de actos, uno nuevo al que se acceda a través del pórtico art nouveaux de la construcción original. Seguimos todos los procedimientos legales y en febrero de 2010 la Dirección General de Interpretación Urbanística (Dgiur) prestó su conformidad al proyecto y Obras y Catastro verificó, aprobó y registró los planos. Pagamos los aranceles correspondientes para realizar la ampliación, modificación y demolición parcial de lo construido. Empezamos la demolición en enero de 2012 y a los pocos días, el 9, paramos por la medida judicial. Esto nos causó graves daños morales y económicos. De no haberse suspendido, hoy la obra estaría en etapa de finalización y la comunidad suiza podría celebrar la fiesta nacional del 1° de agosto en la nueva sede.

-¿Cuál es el alcance de la protección de la ley 2959, que declaró esta propiedad "bien integrante del patrimonio cultural" de la ciudad?

-Protege expresamente el solar, el pórtico de ingreso, las arañas y los archivos históricos de familias e inmigración suiza, pero no el inmueble. Deja en claro que el edificio perdió el valor patrimonial que originalmente tuvo debido a las alteraciones que sufrió. Además, en junio de 2010, el Consejo Asesor de Asuntos Patrimoniales (conformado por asociaciones vinculadas al patrimonio y la arquitectura, el Ministerio de Cultura de la ciudad y la Comisión de Planeamiento Urbano de la Legislatura) desestimó su catalogación -protección edilicia contemplada en el Código de Planeamiento Urbano- por considerar que la construcción no acreditaba valor patrimonial. Lo más curioso es que los amparistas sumaron esa constancia al expediente.

-Vecinos señalan que alguien se llevó las arañas y los archivos históricos...

Siguiendo lo que indica la ley 2959, nosotros preservamos los archivos históricos -salvo los que fueron robados- junto con mesas, sillas, estatuas y cuadros, en un depósito individual que contratamos, y restauramos las dos arañas de bronce y cristal de baccarat que, mientras esto se resuelve, están en mi oficina, a resguardo.

No hubo intento de demolición

En una nota publicada por LA NACION el 8 de este mes se indicó erróneamente que hubo un intento de demoler la Casa Suiza el mes pasado. "Ningún movimiento o intento para demoler ni presencia de obreros existe en el lugar desde el 9 de enero de 2012, fecha en que se suspendió por una orden judicial la demolición ya iniciada, debidamente autorizada por las autoridades competentes", señaló Enrique Spinedi.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.