Food trucks: hay cada vez más, pese a que no están habilitados

En la ciudad, hay unos 30 camiones de gastronomía gourmet, pero sólo están en eventos privados; podrían ir al Sur
Laura Rocha
(0)
22 de febrero de 2015  

En Distrito Arcos, en Palermo, muchos eligen la comida gourmet al paso
En Distrito Arcos, en Palermo, muchos eligen la comida gourmet al paso Fuente: LA NACION - Crédito: Maxie Amena

Comer rápido, sano y en la vereda, a pocos metros del trabajo, es una propuesta consolidada en ciudades como Nueva York, Boston o París. Y, desde hace unos cuatro años, la tendencia se impone en Buenos Aires, donde cada vez resulta más familiar toparse con un food truck.

Estos camiones acondicionados y decorados ofrecen en eventos, festivales y espacios como shoppings a cielo abierto comida gourmet al paso, cocina de autor y comida fresca, es decir, sin procesos industriales.

"La tendencia del aumento de los food trucks crece desde hace unos cuatro años en Buenos Aires. En ese momento, funcionaban tres camiones; hoy hay al menos 15 en funcionamiento y otros 15 en el taller por salir a la calle", contó Ernesto Lanusse, creador de Nómade y presidente de la Asociación Argentina de Food Trucks.

Estos camiones se han visto en eventos como la Feria Masticar, Tecnópolis, BARock, en el Museo Marq, de arquitectura y diseño, o también a modo de punto fijo, como en el Distrito Arcos, en Palermo.

"Que la gente coma en la calle rápido, rico y barato es una necesidad en las ciudades. Pocos cuentan con dinero para pagar un almuerzo en un bar todos los días", indicó Lanusse, que decora su instalación con plantitas, frutillas y guirnaldas de flores.

Por ahora, los food trucks sólo circulan por circuitos privados, porque la ley porteña que contempla la venta de alimentos en la calle sólo permite el expendio de golosinas, garrapiñadas, panchos y carnes a la parrilla.

"Habilitar un food truck o no no cambiaría la cuestión. La ley de alimentos sólo permite vender cosas envasadas; no son frescas, no son de temporada, no son saludables", explicó Lanusse, que recordó que en la ciudad la mitad de los chicos tienen sobrepeso. "Creemos que se trata de una política pública, que los privados tenemos que trabajar con el Estado. Nosotros no queremos sacarle el trabajo a nadie; queremos ser una oferta más", dijo, en relación con que los puesteros de choripán los ven como una clara competencia.

El estatuto de la Asociación Argentina de Food Trucks se dirige, principalmente, a pequeños emprendedores. No pueden tener más de cuatro camiones, y deben ser gestionados y atendidos por sus dueños.

Es el caso de Pablo Erli, que comanda Logia, un camión en donde elaboran desde buñuelos de morcilla hasta cerdo con salsa de tomate especiado y pickles de pepino. "Viví varios años en otras ciudades del mundo y observé que la gente podía comer bien en la calle. Y no hay que sentarse una hora en un restaurante", contó a LA NACION.

Antes de Logia, Erli tuvo, con Martín Mac Donnell, otro emprendimiento. El pionero fue Morfa Food Truck, hace dos años y medio, y desde septiembre de 2014 se sumó Retro Food Truck, otra "combi ochentosa" equipada con una cocina completa, estética colorida y un desarrollo de marca muy cuidado. "Al no estar legislado aún, no podemos hacer lo mismo que en otros países, por ejemplo, vender en la vía publica. En Estados Unidos está organizado y controlado. Ése es uno de nuestros objetivos, porque es fundamental crecer de forma ordenada", agregó el emprendedor.

Federico Mana es chef y arrancó con este emprendimiento con un catering. "Después salí con el Floyd Catering, sondeando un poco el mercado. Empezamos con festivales masivos como el Lollapalooza, demostrando que es mucho mejor para ellos tenernos a nosotros en lugar de carpas. Es más higiénico y seguro", opinó. Las hamburguesas veggie caseras, y las de carne y bondiola en el horno de barro son sus especialidades.

En cuanto a la regulación, la Ciudad tiene una actitud ambivalente. Si bien los contratan para varios de los eventos que organiza el gobierno porteño, no impulsan el cambio en la norma que permita que los food trucks puedan funcionar en las calles.

Patricio Distéfano, subsecretario de Espacio Público, cree que hay que hacer una reforma integral de la ley sin dejar de perseguir el objetivo de brindar a los vecinos servicios de calidad. "Es necesario reformar la ley, pero también hay que tener en cuenta que la actividad no puede desarrollarse en cualquier lado. Creo que los food trucks pueden aportar calidad y oferta gastronómica, pero hay que evaluar en qué zonas. Por ejemplo, el microcentro no sería adecuado", indicó. Para el funcionario podrían acompañar el desarrollo de zonas como Parque Patricios, a donde se han mudado varias dependencias oficiales.

El macrismo tiene un proyecto de ley que prevé reformas a la normativa actual; y hay otro, presentado por Inés Gorbea y Juan Nosiglia (SUMA+), que pretende ordenar la venta de comida en la calle. "Hoy, para quien camina en la ciudad, no hay una oferta de comida sana. Una ciudad moderna como aspira a ser Buenos Aires tendría que tener regulada esta oferta gastronómica", indicó Gorbea. El proyecto de ley, como no comenzó el año legislativo, aún no fue evaluado. Por ahora existe un vacío legal. Pero los food trucks siguen ganando territorio y fanáticos.

Los próximos encuentros

  • Entre septiembre y octubre próximos se celebrará en La Rural, en Palermo, Buenos Aires Food Fest. Los grandes protagonistas serán los food trucks, que son tendencia en todo el mundo con su particular estilo artesanal y dinámico.
  • Cada uno de ellos ofrecerá una propuesta gastronómica diferente, que permitirá al público probar las distintas opciones para comer sano y rápido, como ser: sándwiches y pizzas gourmet, crêppes, pastelería, entre otros.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?