La calle Necochea será un paseo entre Caminito y la Usina del Arte

En noviembre la Ciudad comenzará a remodelar esta arteria que supo ser un popular polo gastronómico, entre Brandsen y Pedro de Mendoza; nivelarán las veredas y reabrirán cantinas
Pablo Tomino
(0)
24 de junio de 2014  

El silencio y las persianas bajas en varias cuadras de la popular calle Necochea, entre Brandsen y Pedro de Mendoza, en La Boca, le colgaron el cartel de "recuerdo" a la vida agitada que supo tener esta arteria en tiempos no tan lejanos. O sí: cuando en la década del 50 era el paso obligado de marineros y turistas en busca de cantinas, cigarrerías e incluso burdeles.

Ahora, el gobierno porteño planea renovar estas cuatro cuadras de Necochea con la idea de establecer un "puente" amigable entre la zona del mítico Caminito, considerado el lugar más visitado de la Argentina, y la Usina del Arte, el polo cultural que la Ciudad estableció en Caffarena y Pedro de Mendoza, y que es hoy el corazón del distrito creativo que se estableció en La Boca y parte de San Telmo y Barracas.

El Ministerio de Desarrollo Económico invertirá unos 10 millones de pesos para remozar estas cuatro cuadras, más otras obras similares que se harán en varias calles del barrio. Incluso, tras varias reuniones con propietarios y vecinos, se formó la Asociación de Amigos de la calle Necochea, con la finalidad de acompañar este proceso de cambio.

Por lo pronto, 18 frentistas dieron el visto bueno para alquilar o ceder en comodato sus locales, hoy cerrados; el plan es que puedan reabrir cantinas o que sean ocupados por artistas importantes.

Algunos proyectos incluyen, además, el reciclaje y la puesta en valor del hotel Riachuelo, por ejemplo, o del museo de la obra de Mildred Burton. También se prevé la reapertura de La Cueva de Zingarella, con la incorporación de estudios para artistas plásticos, músicos y escritores, y la generación de anclajes turísticos con la instalación de cafés-librerías, y vintage de bares de tango, entre otros atractivos. Esas iniciativas privadas demandarán una inversión estimada en unos 15 millones de pesos.

"La sinergia entre los vecinos y el gobierno de la ciudad devolverá a La Boca, y fundamentalmente a la calle Necochea, su olvidado esplendor y, a la vez, generará nuevas inversiones y desarrollo en la zona", dijo Francisco Cabrera, ministro de Desarrollo Económico de la ciudad.

La calle Necochea fue llamada también "del Camino Viejo", ya que el "Camino Nuevo" era la avenida paralela, Almirante Brown. Más tarde, la nombraron popularmente como "la Calle del Pecado", por la gran cantidad de casas de "citas" que crecieron a la sombra de cantinas como Spadavecchia, La Gaviota, Priano, Rimini, La Cueva de Zingarella, Gennarino, La Barca de Bachicha, Il Piccolo Navio y All'Italia, entre otras. Aunque, vaya paradoja, esta angosta arteria no tenía árboles.

No pocos vecinos del barrio se quejan hoy de aquella vida de sobresaltos que supo tener la calle Necochea, ya que solía convertirse en un basural tras el paso ruidoso de los marineros y turistas que "cerraban" las cantinas entrada la madrugada.

Más arbolado

El gobierno porteño planea destinar 10 millones de pesos para recuperar el espacio público con la reparación de aceras, ordenamiento de terrazas, instalación de nuevas luminarias LED y la colocación de nuevos árboles. La obra debería estar terminada en seis meses, según las estimaciones iniciales.

"Queremos que los vecinos que visitan Caminito puedan subir por Necochea hasta la Usina del Arte y desde allí, recorrer todo el distrito. El Distrito de las Artes cumple con la misma fórmula que los otros distritos en cuanto a impacto positivo para el barrio y para la industria, y suma otro público: los turistas. Creemos que con el crecimiento de este espacio artístico en la zona de La Boca y San Telmo el turismo puede llegar a quedarse un día más en Buenos Aires, con todo lo que económicamente eso implica para la ciudad y para los vecinos", sostuvo Cabrera.

Vecinos del barrio no rechazan las mejoras en esta histórica arteria mientras la Ciudad cumpla con una promesa: que los cambios acerquen más trabajo, seguridad y limpieza. Algo que para los vecinos del barrio todavía sigue siendo una asignatura pendiente.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.