Control de embarazos, la causa de la mortalidad infantil más baja de la historia

Fuente: Archivo
Fabiola Czubaj
(0)
19 de junio de 2019  • 02:56

La Ciudad informó este martes que el año pasado se registró la mortalidad infantil más baja en su población desde que se considera ese indicador, que en la jurisdicción se asentó sostenidamente por debajo de los dos dígitos recién a partir de 2004. La nueva tasa estimada es un punto menos que en 2017, lo que se traduce en 38 bebés que pudieron superar condiciones adversas en el primer año de vida.

Lo que aún perduran son fuertes diferencias entre las comunas, con cinco que se ubicaron por encima de los valores del año anterior y diez en las que la mortalidad infantil descendió, incluida la comuna 8, considerada de alta vulnerabilidad (Villa Lugano, Villa Soldati y Villa Riachuelo).

"En 2018, la tasa de mortalidad infantil fue la más baja de la historia en la ciudad de Buenos Aires: 5,7 por cada 1000 nacidos vivos, mientras que en 2017 había sido 6,7 por cada 1000 nacimientos", precisaron las autoridades porteñas.

Con este valor, Buenos Aires se ubica con un indicador mejor que los de capitales vecinas como Montevideo (7,3) o Santiago de Chile (6,7).

Este martes al mediodía, en la sede del gobierno porteño de Parque Patricios, se atribuyó esta mejoría a la regionalización de la atención perinatal con la provincia de Buenos Aires para atender los embarazos de riesgo en los centros que cuenten con un nivel de complejidad adecuado, la búsqueda activa para el seguimiento de las embarazadas que hacen una consulta en el sistema sanitario y no vuelven para el siguiente control programado y el monitoreo de los recién nacidos de alto riesgo, como los prematuros.

La regionalización implica la organización de los servicios de salud materna e infantil por regiones para poder garantizar la atención altamente especializada.

Recomendaciones

Son algunas de las medidas que Unicef Argentina había recomendado a la Ciudad hace dos años, que incluyeron también mejorar la calidad de la información y los registros, además de reforzar la coordinación metropolitana de la atención.

"Es un logro fundamental y el resultado de políticas muy concretas para acompañar a las madres desde el embarazo y durante las consultas pediátricas que se deben realizar en el primer año de vida", dijo el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que compartió la presentación de los datos con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y la ministra de Salud y Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley.

Hace tres semanas, la provincia también anunció una disminución de la mortalidad infantil atribuida a una mayor cantidad de embarazos detectados antes de las 13 semanas, un aumento de las mujeres que hacen más de los cinco controles obstétricos recomendados, la derivación de los embarazos de riesgo a hospitales con maternidades de mayor complejidad y el diagnóstico precoz de las cardiopatías congénitas, como también un mayor acceso a servicios de agua potable y cloacas, en especial en el conurbano.

Ambas jurisdicciones coincidieron en que las principales causas de mortalidad en los recién nacidos (neonatal) siguen siendo el bajo peso al nacer, las infecciones y las malformaciones congénitas, incluidas las cardiopatías, según precisó la ministra de Salud porteña, Ana Bou Pérez.

Esos decesos en el primer mes de vida, más asociados con condiciones graves o la atención durante el parto, no variaron en la primera semana de vida (mortalidad neonatal precoz) y disminuyeron de 1,8 a 1,2 por cada 1000 nacidos vivos a partir de la segunda semana (mortalidad neonatal tardía). La mortalidad posneonatal descendió de 1,9 a 1,5 por cada 1000 nacimientos.

"La mortalidad infantil es un indicador complejo, que está atravesado por muchas variables -dijo la funcionaria-. Estamos bien posicionados, con un valor que nos ubica entre las principales ciudades".

Contrastes

El desafío pendiente detrás de estos nuevos datos siguen siendo las diferencias entre las 15 comunas porteñas. Mientras en 10 de esos agrupamientos barriales se registró el año pasado una caída de la mortalidad infantil de hasta la mitad con respecto a 2017, aumentó en las cinco restantes (comunas 1, 2, 6, 9 y 12).

En la comuna 9 (Liniers, Parque Avellaneda y Mataderos), por ejemplo, el indicador saltó de 5,2 a 9,9 por cada 1000 nacidos vivos. En el otro extremo, en la comuna 11 (Villa Devoto, Villa del Parque y Villa General Mitre), la mortalidad cedió de 8,8 a 3,9 por cada 1000 nacimientos. El análisis más detallado de cada caso permitirá explicar estas variaciones, según indicaron Bou Pérez y Guadalupe Tagliaferri, ministra de Desarrollo Humano y Hábitat de la ciudad.

Otro desafío, tanto para la Ciudad como para la provincia de Buenos Aires, según coincidió con su par porteña el ministro de Salud de la provincia, Andrés Scarsi, será reducir la cantidad de embarazadas que "se escapan" del sistema sanitario. Son alrededor del 40% de las gestaciones.

En 2015, el Ministerio de Salud porteño anunció que el sistema sanitario había alcanzado la tasa de mortalidad infantil históricamente más baja para la Capital. Pero, al año siguiente, con 36 defunciones más, el indicador volvió a subir, de 6 a 7,2 por cada 1000 nacimientos. Se dijo entonces que podían haber incidido la prematurez, el bajo peso al nacer y las infecciones.

En 2017, el guarismo volvió a descender y el año pasado lo hizo por segundo año consecutivo, lo que marcó un nuevo registro histórico.

Cómo varió la tasa

La tasa expresa la cantidad de chicos que mueren durante el primer año de vida cada 1000 nacidos vivos.

  • 16,0 en 1990
  • 12,5 en 1995
  • 9,0 en 2000
  • 7,9 en 2005
  • 6,7 en 2010
  • 6,0 en 2015
  • 7,2 en 2016
  • 6,7 en 2017
  • 5,7 en 2018

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.