Señales para estar atentos

Enrique Bercovich
(0)
18 de agosto de 2012  

No es la primera vez que pasa, pero parecería que los porteños aún no aprendemos.

En los últimos años, los casos de derrumbe crecieron notablemente; sin embargo, continúan ocurriendo. Algunos, debido a que no hay suficiente control cuando se realizan excavaciones al lado de un edificio antiguo; otras veces, por el uso indebido de los balcones que soportan numerosas sobrecargas. También hay casos en los que la armadura está mal colocada, no tiene el tamaño suficiente, o ambas cosas, para soportar las estructuras.

En todos estos casos existe siempre un aviso, una alarma que nos pone en alerta. Quizá sea una fisura, quizás un desplazamiento en la construcción.

Los consorcios y los propietarios suelen detectarlo. Lo que ocurre es que el proceso de consenso en un consorcio, la toma de decisiones y la recaudación del dinero para el arreglo es tan largo que muchas veces el problema nos gana de mano.

Es justamente esto lo que, desde ahora, deberíamos evitar para que no vuelvan a ocurrir tragedias como la de ayer o la de la calle Bartolomé Mitre al 1200.

Lo primero que se debería hacer es denunciar este tipo de problemas a la Municipalidad. Luego, a ella le corresponderá verificar que no existan sobrecargas de ningún tipo en las distintas estructuras y exigir que en cada construcción haya un profesional idóneo verificando que se cumpla con todas las reglas necesarias.

La conciencia de responsabilidad total del propietario en este problema es esencial para que se pueda evitar que se dilaten las tomas de decisiones oportunas y así impedir estos graves incidentes. De allí que es necesario que exista una penalidad en caso de negligencia.

A nuestra constructora llegan dos o tres pedidos por mes para reforzar las estructuras de balcones y aleros. Y no se trata de edificios antiguos, sino de aquellos que fueron construidos hace 40 o 50 años.

No son casos aislados, en verdad hay muchos. Atendamos las alertas y seamos conscientes de esta realidad para que los derrumbes no existan nunca más.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.