Diálogo. Toma en Lugano: el desalojo no tiene fecha