El escenario. Una ecuación que no cierra