Código rojo: el paramédico que graba las urgencias desde su ambulancia

Emiliano Saraco trabaja como paramédico
Emiliano Saraco trabaja como paramédico Crédito: Facebook
Emiliano Saraco decidió registrar la odisea de conducir en Buenos Aires en medio de una emergencia; en diálogo con LA NACION advierte que pocos respetan las prioridades; qué hacer en cada caso
Tomás Rivas
(0)
3 de enero de 2017  • 06:17

Son casi siete minutos de angustia. De ansiedad, de impotencia, de bronca. 400 segundos en los que una vida corre peligro y una ambulancia corre hacia ella, pero debe lidiar con la indiferencia del resto. Con el egoísmo de los que no se mueven. Con el apuro y la irresponsabilidad de los que cruzan igual. Con la apatía de los que siguen pendientes de su celular. Con la falta solidaridad. Porque mientras tanto alguien espera a ese médico, a ese chofer.

En ambulancia de Once a Monserrat

06:46
Video

Emiliano Saraco trabaja como paramédico. Es conductor de ambulancias en una conocida empresa de salud privada hace más de cinco años y tiene la costumbre de grabar con una cámara cada recorrido de su camioneta hasta el lugar de la emergencia. Lo hace en todos los “código rojo”, es decir cuando el paciente tiene riesgo de vida.

Las imágenes, que pueden verse en su canal de YouTube, son claras. En incontables casos tanto conductores como peatones se comportan mal. Aceleran cuando tienen que frenar, frenan cuando tienen que correrse y se corren cuando ya no queda otra opción. Varios parecen no oír el agobiante sonido de la sirena.

“¿Qué pasa con la gente…? Llega fin de año y se pone más estúpida…”, se queja uno de los integrantes del equipo que cada día sale a la calle en la ambulancia de Emiliano. El video muestra el camino entre Once y Monserrat y la lista de desatenciones es interminable. Autos que no frenan en las bocacalles, una moto que viene de frente y en contramano, un conductor que se pone nervioso y se le apaga el auto… Fue el jueves último cerca del mediodía.

“A veces te da mucha bronca. Porque no sólo se olvidan de la persona que necesita una ambulancia urgente. ¡Ni siquiera se preocupan por su propia vida! Escuchan la sirena y siguen como si nada. Hace poco un hombre que venía distraído con su celular se chocó de frente contra el costado de la camioneta por no mirar”, se queja Emiliano en diálogo con LA NACION.

En cinco años vio de todo en la calle, pero todavía se sorprende con, por ejemplo, la gente que “aprovecha” la velocidad de la ambulancia para “chuparse” atrás y ganar tiempo. “No saben que muchas ambulancias no tienen vidrio trasero, entonces a veces no vemos lo que tenemos atrás porque el retrovisor no lo toma. He tenido que frenar para no chocar de frente y me chocan a mí, de atrás. Hace poco pasó. Cuando miré, un hombre se asomaba desde la ventanilla de su auto y me pedía perdón”, rememora. Al menos ese se dio cuenta de su falta.

Más allá de la falta de compromiso con la necesidad real de una persona en emergencia, lo que se ve en la calle es una enorme distracción, en incontables casos a causa del uso excesivo del teléfono celular.

“Es algo que se da tanto en peatones como en conductores. La gente no se da cuenta. No toma conciencia y hay cada vez más problemas por el uso de celulares”, advierte Alberto Crescenti, titular del Sistema de Atención Médica de Emergencias porteño (Same).

“Incendios, derrumbes, explosiones, heridos con arma de fuego, partos en la vía pública… Esas son las razones por las que las ambulancias prenden la sirena. Sólo cuando hay riesgo de vida del paciente. Nosotros los llamamos códigos rojos”. Crescenti explica de manera simple la importancia de colaborar cuando un vehículo de emergencia necesita el paso, y aclara que cualquier empleado del Same que prenda las sirenas sin motivo es sancionado.

¿Qué se debe hacer?

Cómo reaccionan los Alemanes a la sirena de una ambulancia

02:37
Video

El accionar frente a la presencia de una ambulancia en emergencia en sencillo. Los vehículos deben correrse siempre hacia su derecha, salvo que una voz por altoparlante diga lo contrario. En ese caso, se deben escuchar las indicaciones, que por ejemplo podrían indicar que los autos se muevan hacia ambos costados y dejen liberado el centro de la calle.

“Otro punto importante es no detenerse salvo que sea indispensable. Los conductores deben aminorar la marcha y moverse hacia el costado, siempre en forma previsible y con el guiño puesto. Es importante no hacer giros bruscos”, advierte Crescenti.

Emiliano trabaja como paramédico hace cinco años y medio. Trabaja día por medio y atiende, en promedio, tres códigos rojos por turno. Fueron en total unas 800 veces las que prendió la sirena. Recuerda una vez en que todos los conductores y peatones del camino hasta el paciente se movieron como debían. Una. Sobre 800.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.