En el 10% de los hipertensos, la causa es el exceso de alcohol

La bebida contiene sustancias que contraen las arterias y elevan la presión
(0)
26 de febrero de 2004  

Hasta el 10% de los hombres que tienen hipertensión arterial (aproximadamente el 25% de la población adulta) debe su problema a la ingesta exagerada de alcohol. Si el exceso causa daño, ¿existe un límite recomendable?

Durante el 20° Congreso de la Sociedad Internacional de Hipertensión realizado en San Pablo, Brasil, la doctora Lucelia Magalahes, epidemióloga y cardióloga del Instituto de Salud Colectiva de la Universidad Federal de Bahía, Brasil, explicó que el límite se encuentra bien establecido.

"Son hasta 30 g de etanol por día para el hombre y 15 g para la mujer -dijo -. Eso equivale a una medida de whisky, dos copas de vino o una botella de cerveza de 750 cc para el hombre, y la mitad para la mujer."

La especialista añadió que la cantidad límite de vino aconsejada no varía de acuerdo con si es blanco o tinto, aunque "el vino tinto es mejor, está demostrado que beberlo en pequeñas cantidades tiene efectos protectores en el nivel cardiovascular, porque en la cáscara de la uva están los fitosteroles , sustancias anticoagulantes, y hay más en la uva con la que se hace el vino tinto".

Para el profesor Lawrie Beilin, presidente de la Sociedad Internacional de Hipertensión y jefe de Medicina del Perth Hospital de la Universidad de Australia (Oeste), la relación entre estilo de vida y riesgo cardiovascular es algo bien demostrado y, en este sentido, beber en forma exagerada no solamente expone a la hipertensión, sino que es también causa de obesidad, ya que beber alcohol es fuente de calorías (ver infografía).

Y, como los kilos vuelven al organismo más resistente a la acción de la insulina (la hormona que debería normalizar la glucosa en sangre), se altera el funcionamiento del sistema renina-angiotensina-aldosterona y eso eleva la presión arterial.

Mejor, abstenerse

Contra lo que podría parecer, la doctora Lucelia Magalhaes advierte que aquellos que beben solamente los fines de semana en cantidad "también están en riesgo -dice-. Cuando una persona bebe en forma crónica, pero se embriaga en forma aguda e intensa, y tiene otros factores de riesgo, puede sufrir una subida brusca de presión y padecer un accidente cerebrovascular (ACV) o stroke ".

El alcohol impacta negativamente en el nivel cardiovascular porque "en cantidades elevadas produce una vasoconstricción, es decir, disminuye el tamaño de las arterias -dijo la especialista-. Esto ocurre porque intoxica centros cerebrales de control vasomotor, así se producen isquemias (interrupción de la circulación) y como reflejo hay liberación de adrenalina y noradrenalina , hormonas del estrés, que también causan la disminución del calibre de los vasos sanguíneos".

La epidemióloga expresó que no hay estudios sobre los efectos cardiovasculares de la embriaguez aguda en adolescentes y jóvenes. Pero sí se sabe que tiene otros efectos, tan o más deletéreos.

"El joven con embriaguez aguda tiene riesgo de desmayarse, aspirar su vómito y sufrir problemas respiratorios, accidentes automovilísticos, violencia, hipoglucemia (azúcar baja en la sangre) y coma alcohólico."

Hombres, mujeres y negros

¿Debe pasar mucho tiempo para que el consumo de alcohol eleve la presión arterial?

"Hay pocos trabajos sobre el tema -dijo Magalhaes-. Pero a los dos o tres años de beber en forma frecuente y excesiva comienza a subir la presión. No hay mucha diferencia entre el varón y la mujer, pero sí se sabe que el alcoholismo femenino es más difícil de tratar una vez instalado y que la mujer tiene menos tolerancia al alcohol que el hombre."

La doctora Lucelia Magalhaes advirtió que el consumo de alcohol es un factor de riesgo en sí mismo para la hipertensión arterial.

"Puede ocurrir que la persona sea delgada y no tenga otros factores de riesgo, y sin embargo sea hipertensa por consumo de alcohol que, en cantidades elevadas, es un factor independiente para la hipertensión."

Si bien la presión elevada depende mucho de los hábitos de vida, los aspectos genéticos también son importantes. "Hay genes de predisposición -dice la epidemióloga brasileña-, hay personas más sensibles a la sal. En ese sentido, ser negro en América del Norte o del Sur es un factor de riesgo. Existe una teoría que dice que los que fueron sobrevivientes de la esclavitud no murieron en los navíos porque, por un fenómeno de selección natural, algunos tenían una capacidad superior de retención de agua y sodio, y por eso no se deshidrataban. Eso, que en una época fue una característica de protección, se convirtió en un factor de riesgo."

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.