Suscriptor digital

Explican el misterio del lago chileno, que vuelve a llenarse

El agua se habría filtrado hacia el Norte, a través del glaciar Bernardo
(0)
4 de julio de 2007  

SANTIAGO, Chile ( El Mercurio /GDA).- El misterio del lago perdido a los pies del glaciar Témpano, en el límite de Aisén y Magallanes, comienza a resolverse. Anteayer, un equipo de la Armada y del Centro de Estudios Científicos de Valdivia logró llegar a la zona y desde el aire pudo observar el fenómeno, detectado por primera vez por guardaparques de la Comisión Nacional Forestal (Conaf) el 27 de mayo pasado.

Según comprobó el glaciólogo Andrés Rivera, que encabezó la expedición científica, lo ocurrido no fue un proceso que afectó sólo al pequeño lago cercano a la guardería de la Conaf, sino que éste forma parte de un gran sistema o laguna proglaciar, existente entre los glaciares Témpano y Bernardo. "Ambos lagos se vaciaron en dirección norte, hacia el glaciar Bernardo", explicó en conversación telefónica desde Punta Arenas. Eso sí, el más grande no lo hizo por completo.

Aunque se pensaba que el agua había fluido hacia el glaciar Témpano, Rivera aclara que comprobaron que éste se sitúa a una mayor altura, mientras que el Bernardo está a una cota menor. "Es más fácil para el agua abrirse paso hacia allá", comentó.

Un proceso dinámico

La evidencia obtenida le permite al glaciólogo reconstruir el "sitio del suceso". "Me da la impresión de que en algún momento entre finales de abril y mayo el lago, que se venía formando desde 1986, adquirió una dimensión tal que logró abrirse paso hacia el glaciar y fiordo Bernardo debido a la inestabilidad del hielo. Tras ver imágenes satelitales y comprobar la situación en el terreno, queda claro que el flujo de agua no se fue por encima del glaciar Témpano hacia el fiordo, sino que se dirigió hacia el Norte, hacia una especie de hoyo o moulan en el borde del Bernardo. El agua se metió entre el hielo y luego siguió por el fiordo Bernardo hacia el mar."

El agua se fue, pero está retornando lentamente, como pudieron apreciar durante el sobrevuelo. "Efectivamente, está volviendo a acumularse agua, no en la misma cantidad que había antes del vaciamiento. Esto, porque estamos en medio del invierno y la fusión de los glaciares es poca", precisó Rivera.

Queda saber si la barrera que contenía el lago volverá a formarse. Si la abertura fue muy grande, es probable que las aguas fluyan hacia el mar otra vez. Durante las observaciones, Rivera confirmó que en la parte alta de Campos de Hielo también se había perdido otro lago de menores proporciones.

"Es un proceso normal de la naturaleza. Hay muchos lagos y esta zona es muy dinámica, por lo que es esperable que se produzcan nuevos vaciamientos. La formación de lagos es compleja y su permanencia en el tiempo depende del tipo de represa de hielo que se produzca, aclaró Rivera.

¿Es todo esto consecuencia del cambio climático? "Está relacionado, pero también influye la dinámica de los glaciares patagónicos que avanzan, retroceden, adelgazan. Si no hubiese habido aumento de la temperatura y descenso de las precipitaciones, la cantidad de lagos habría sido menor. Finalmente todo está relacionado."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?