Explorador del continente helado

Visita de honor
(0)
27 de febrero de 2004  

Ya cerca de los 80 años, el oceanógrafo William Littlewood, miembro emérito de The Explorers Club y pionero de la Antártida, tenía un sueño: ansiaba volver una vez más a las vastas planicies del continente helado y pararse junto a las afloraciones rocosas que había descubierto hacía casi medio siglo, durante el Año Geofísico Internacional: los nunataks (palabra esquimal para designar una isla o promontorio) Littlewood.

La semana última, el sueño se hizo realidad: como invitado de honor de la Armada Argentina, Littlewood volvió a la Antártida para festejar los cien años de continuada presencia argentina en el desierto blanco a bordo del rompehielos Almirante Irízar.

"Llegué por primera vez a la Antártida en 1956 -cuenta Littlewood, con un entusiasmo y una energía juvenil que desmienten su edad-. En esa época, la vida allí era muy diferente de la de hoy día. Entre otras cosas, la única comunicación que había con el continente americano era la radio, y las bases frecuentemente se construían bajo el hielo y se deslizaban al mar." El investigador fue uno de los que instalaron la base Ellsworth, que más tarde se transfirió a la Argentina.

Durante su estada en la base argentina de las Orcadas, Littlewood visitó los nunataks y depositó en un tambor enterrado en el hielo un documento que recuerda su visita.

Al final, advierte: "Siguiendo tradiciones de la exploración polar, por favor, no saque este documento más que para leerlo. Vuelva a colocarlo en su lugar. Reponga las piedras que lo protegen. ¡No remueva nada permanentemente! ¡Esto es historia!".

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.