¿Es verdad que lleva años digerir un chicle?

Crédito: Pexels
(0)
1 de agosto de 2019  

Todo aquel que comió esta golosina de chico seguramente escuchó la advertencia de no tragarlo bajo riesgo de someterse a consecuencias trágicas. Héctor Pedicino, miembro de la Sociedad Argentina de Pediatría, lo desmiente de plano: "El chicle es una goma, un plástico sintético -explica- que se eliminará en el tiempo en que el niño elimina el resto de los alimentos".

En nuestro país, el consumo de golosinas y comida "chatarra" es preocupante. Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, el país está segundo por su tasa de obesidad infantil en América Latina y el Caribe.

Sin embargo, con respecto al chicle hay que quedarse tranquilo, aclara Ángela Nakab, especialista en Pediatría y Adolescencia, ya que nuestro organismo es bastante hábil y cuando se traga algo que no se puede digerir, pasa como lo que se conoce como cuerpo extraño y va por el estómago, el intestino y luego es eliminado con la materia fecal.

"De todas formas hay que tratar de no darles chicles a los chicos, porque no tienen el concepto de lo que sí se puede tragar y lo que no. El problema surge cuando son muchos los chicles que se tragan", opina Nakab.

De todas maneras, la profesional recomienda disminuir todo lo que es el consumo de dulces y azúcares, para mantener una buena salud dental y no acostumbrar a los chicos al consumo de calorías vacías.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.