Una mujer podrá engendrar un hijo con semen de su hermano

El procedimiento se autorizó en Inglaterra
El procedimiento se autorizó en Inglaterra
(0)
27 de agosto de 2001  

LONDRES (The Sunday Times).- Gran Bretaña autorizó a una mujer infértil a someterse a un procedimiento de inseminación artificial con esperma de su propio hermano. El caso, el primero en Europa, ha sorprendido a la comunidad médica y crea profundas controversias en el campo ético. A pesar de que el procedimiento requerirá un óvulo de donante, algunos especialistas denominan el caso como "incesto social".

La mujer a la que se le inseminará el óvulo fertilizado con esperma de su hermano tiene 47 años y, según trascendió, es una médica francesa que había solicitado hace un año a la Human Fertilisation and Embryology Authority (HFEA) de Gran Bretaña que diera luz verde al tratamiento, prohibido en Francia y en el resto de los países de Europa.

Con la aprobación de la HFEA, los médicos del Bridge Centre, una de las mejores clínicas del país, están dispuestos a aplicar la técnica de fertilización asistida.

"No considero este caso distinto de los de la mujer que recibe un óvulo de su hermana. No es incesto", dijo el director de la clínica, Gedis Grudzinskas. Explicó, además, que "el esperma del hombre será lavado y preparado especialmente y luego empleado para fertilizar un óvulo proveniente de una donante anónima". Luego de la fertilización, el embrión obtenido se implantará en el útero de la mujer.

Los especialistas dijeron que la paciente requerirá un óvulo donado de una mujer más joven por estar cursando la menopausia. En Francia, justamente, lo que se prohíbe son los tratamientos de fertilización asistida en las mujeres a partir de esa etapa.

Genética familiar

Las autoridades inglesas, en cambio, consideran que en Gran Bretaña no existen problemas ni contravenciones legales para realizar el procedimiento.

Con respecto al bebe, "no hay necesidad de que se entere cuando crezca de que su tío es en realidad su padre y que su madre es una mujer desconocida", dijo una fuente de la HFEA

El profesor Bob Edwards, que realizó el procedimiento por el que se concibió a Louise Brown, la primera beba de probeta, hace 22 años, comentó que "en casi toda Europa parecen encontrarse con problemas filosóficos y éticos mientras en Gran Bretaña somos muy pragmáticos". En Francia, muchos especialistas calificaron la decisión británica de "inmoral".

Sin embargo, para otros, la decisión tomada por Londres puede ser vista como un método para tener hijos preservando la genética familiar.

A comienzos de este año el mundo conoció la noticia de un caso similar. Una mujer y su hermano, también franceses, de 52 y 62 años, ocultaron su parentezco, afirmaron que iban a casarse y se sometieron a un procedimiento de fertilización asistida en los Estados Unidos. En ese caso no existió aprobación oficial.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.