Crece la red de ayuda para cuidar a los que cuidan

Luz González Clement (der.) y Sofía Incera (izq.) tienen una marca de ropa que hoy dedica sus días a fabricar barbijos, camisolines, gorros y botas para donar al personal de la salud; como ellas, muchos son los argentinos que se sumaron a "cuidar a quienes nos cuidan".
Luz González Clement (der.) y Sofía Incera (izq.) tienen una marca de ropa que hoy dedica sus días a fabricar barbijos, camisolines, gorros y botas para donar al personal de la salud; como ellas, muchos son los argentinos que se sumaron a "cuidar a quienes nos cuidan". Crédito: Gentileza
Teresa Sofía Buscaglia
(0)
9 de abril de 2020  • 10:15

Si hay algo que todos compartimos las últimas semanas fueron la incertidumbre y los cambios de planes. Para la mayoría de la población, los proyectos de los próximos meses quedaron truncados frente al COVID-19, desde los menos importantes hasta otros más trascendentales. Ese fue el caso de Luz González Clement que se iba a casar el 25 de abril y suspendió todo "hasta cuando se pueda". Un año de preparativos y mucho trabajo quedaron pausados para esta diseñadora de modas y dueña de Bisovi, una marca de ropa que hoy dedica sus días a fabricar barbijos, camisolines, gorros y botas para donar al personal de la salud. "Todo pasó a un último lugar. La pandemia nos vino a enseñar que hay muchas cosas de la vida cotidiana que no son importantes. En algún momento nos vamos a casar, esta pandemia acomodó las cosas y vino a hacernos menos egoístas", reflexiona Luz.

Con su socia, Sofía Incera, decidieron utilizar la tela de fiselina destinada a hacer las bolsas del negocio para armar barbijos y ahora también están confeccionando todo el equipo completo de protección. Se trata de insumos que médicos y enfermeros necesitan a granel, ya que cada vez que están en contacto con un enfermo de coronavirus deben cambiárselo y tirarlo. "Estamos sacando 500 barbijos semanales, tenemos telas de todos los colores, porque era la de stock. Usamos nuestro sitio online como plataforma para las donaciones y recibimos muchas, además de pedidos de hospitales de todo el país", cuenta.

Mientras organizó este circuito al que se sumó mucha gente, Luz se comunicó con Mujeres en Publicidad (MEP), una red de mujeres del sector publicitario que desde 2019 está dedicada a hacer respetar y cuidar la perspectiva de género dentro de esa industria. Este grupo, junto a las agencias Bimedia, Walrus y Bra Agency lanzaron la campaña #YoCuidoAQuienNosCuida, una acción para reunir insumos de protección personal que está necesitando el personal de la salud.

En Bisovi hacen barbijos y otros insumos con la tela fiselina que tenían destinada a hacer las bolsas de su negocio de ropa.
En Bisovi hacen barbijos y otros insumos con la tela fiselina que tenían destinada a hacer las bolsas de su negocio de ropa. Crédito: Gentileza

"Una de las chicas de la red comentó por Whatsapp las necesidades que estaban teniendo de barbijos, alcohol en gel y otros insumos en todos lados. Otra ofreció un contacto que podía donarlos y así nació la idea de armar la campaña", explica Rocío Restaino, en nombre de la red de publicistas.

Desde que comenzaron hace dos semanas ya entregaron más de 2500 barbijos, 77 litros de alcohol, 7500 litros de agua, 1500 guantes y 1200 viandas de comida a 16 hospitales.

"Un montón de personas nos escribían para decirnos que querían colaborar. Por eso, cuando escaló a más gente, una de nosotras puso su oficina para recibir los pedidos y la Fundación Santa Catalina nos facilitó una plataforma de pago para recibir donaciones. Llegamos a juntar 450.000 pesos que ya usamos para comprar los insumos. Subían las donaciones y subían los pedidos de los médicos y hospitales", detalla Rocío.

En esa lista de personas que querían ayudar también estaba Rosario de las Carreras, una decoradora que no podía trabajar por la cuarentena. Mientras cocinaba en su casa, pensó en todo el personal de la salud que en estos días estaría comiendo mal, a las apuradas o que llegarían a su casa y no tendrían nada, en el caso de que vivan solos. Se le ocurrió preparar viandas y donarlas. Una amiga la acompañó con la idea y armaron una plataforma para que más gente se sume. Hoy, son 10 voluntarios preparando viandas para profesionales que les escriben o que son vecinos y ellos conocen.

Personal de la salud agradece por las viandas recibidas.

00:02
Video

"Mi novio se acordó de que nuestro vecino trabajaba en el Garrahan y le alcanzamos viandas para que las lleve al hospital. También contactamos a otros conocidos médicos y mandamos comidas a los hospitales donde trabajan. Así vamos armando una red con la gente que tenemos cerca y se va expandiendo por toda la ciudad y el conurbano", cuenta Rosario.

Nunca más que ahora la idea de que todo suma es una realidad. Los ejemplos se replican y multiplican en #YoCuidoAQuienNosCuida. Desde marcas como Ampi Vera, una tienda de ropa online que donó el 10% de sus ganancias y arrastró a varias marcas más con su acción, hasta Anahí López que, desde Ortopedia Nuñez, les ofreció conseguir insumos a precios de costo (algo muy difícil de negociar en estas épocas de especulación) y transportárselos gratis a los hospitales que los hayan pedido. También la internacional Rappi ofreció hacer traslados gratuitos de las donaciones a los hospitales y hasta una ciudadana común como Luciana Máquez, actriz y docente de esferodinamia que, sin trabajo hoy por la cuarentena, ofreció su auto en las redes para quien lo necesite en la emergencia."Yo estoy tranquila y creo que hay que salir de la preocupación ayudando, porque eso te saca del ensimismamiento y te hace bien. Empecé a mandar por las redes un mensaje que decía: ‘Hola, soy Luciana, tengo auto y quiero ayudar a quien lo necesite. Si alguien tiene que ir a una guardia o llevar a otra persona, me avisa’. Así me encontré con MEP y me sumé", explica.

Luciana Máquez entregando una de las donaciones de barbijos, en el marco de la campaña #YoAyudoAQuienNosCuida; ella ofreció su auto en las redes

00:20
Video

Otra de las iniciativas que nacieron con la idea de ayudar a los equipos de salud es Doná Insumos. Tomás Ruschin, diseñador gráfico e ideólogo de la página, tomó el modelo de algunas aplicaciones y ofrece dos formularios: uno a los que quieren donar y otro a los que piden donaciones. Él se dedica a chequear los datos y conecta a ambas partes. "Cuando vi la foto de la novia de un amigo en Instagram, que volvía con la cara marcada por los barbijos a las 12 de la noche, sentí que teníamos que hacer algo para ayudarla a ella y a todos los que trabajan en la salud como ella. Me comentó lo que estaban necesitando en los hospitales y unos amigos me ayudaron a crear y viralizar esta red", explica Tomás. Todavía tienen muchos pedidos y pocos donantes, porque empezaron hace muy pocos días pero ya llevaron 40 máscaras 3D al Hospital Gutiérrez, donadas por la empresa Altana3D, que lleva ya entregadas más de 1200 en estas dos semanas, algunas de ellas en el Hospital de Clínicas.

Doná Insumos logra que máscaras 3D lleguen a los hospitales.
Doná Insumos logra que máscaras 3D lleguen a los hospitales. Crédito: Gentileza

Grandes necesidades

Todo el personal está agradecido por las donaciones que les llegan. "Desde lo imprescindible de la protección personal a lo más amigable que son las viandas de comida", dice la médica clínica Lucila Sagué, del Hospital Ramos Mejía.

"Nos están donando mucha agua para los pacientes que están aislados y eso nos ayuda mucho porque nos evita entrar a la habitación tan seguido, lo que requiere cambiarse toda la ropa cada vez que uno sale de allí", explica una médica del Hospital Iriarte de Quilmes. "Los enfermeros –añade– son los más expuestos y los más asustados porque son los que están todo el tiempo con los pacientes".

Es que también los invaden angustia y miedo, porque tienen una casa a donde volver, una familia que cuidar y sienten terror de contagiarla. "Cuando pienso en mi exposición, lo que más miedo me da es contagiarme y enfermar a mis hijos, a la señora que cuida a mis hijos. Empiezo a imaginarme si soy asintomática, si voy a evolucionar bien, si ellos se contagian y cómo van a evolucionar. Cada lunes a la noche que tengo que ir a la guardia me da mucha angustia. Paso por un montón de sensaciones", describe Gabriela Rejala Asal, médica del Hospital Ramos Mejía.

Previendo estos trastornos traumáticos que pueda estar padeciendo todo aquel que trabaje en el ámbito de la salud en este contexto de pandemia que durará varios meses más, la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires también busca cuidar a los que cuidan y creó un servicio gratuito de atención para todo el personal de salud que en este momento está padeciendo los miedos que sufre Gabriela. "El personal de la salud es el que puede sentirse más afectado porque se encuentra más expuesto a situaciones extremas que genera la pandemia. Es un factor de estrés muy importante y por eso se toma la consulta y se hace un seguimiento, ya que son equipos de respuesta directa", explica el doctor Martín Etchevers, secretario de investigaciones de esa institución y uno de los coordinadores del equipo. Otras facultades, como la de Abogacía, también pusieron a disposición de la gente un servicio de atención gratuita.

El trabajo en red crece día a día y es fundamental para afrontar esta crisis mundial que nos encerró físicamente en nuestras casas pero que nos une globalmente para que de esta pandemia salgamos un poco mejor.

Cómo ayudar

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.