Los cinco trastornos de la alimentación menos conocidos

Si bien dentro del espectro de trastornos alimentarios la anorexia, la bulimia y los atracones resultan ser de los más conocidos, existe un amplio abánico de alteraciones de cuyo conocimiento es menor.
Si bien dentro del espectro de trastornos alimentarios la anorexia, la bulimia y los atracones resultan ser de los más conocidos, existe un amplio abánico de alteraciones de cuyo conocimiento es menor.
María Paz Rambaud
(0)
13 de noviembre de 2019  • 17:16

Miedo a las comidas desconocidas, a los alimentos poco saludables, a aumentar de peso durante el embarazo, a verse débil y a engordar por la ingesta de alcohol, son algunas de las manifestaciones que pueden presentarse cuando se sufre de un desorden en la conducta alimentaria.

Si bien dentro del espectro de trastornos alimentarios la anorexia, la bulimia y los atracones resultan ser de los más conocidos, existe un amplio abanico de alteraciones de cuyo conocimiento es menor. A continuación, una breve introducción de las que cada vez son más frecuentes, para conocer sus características y poder identificarlos a tiempo.

Alcohorexia

Aún no formalizada en el discurso médico académico, la alcohorexia combina trastornos alimentarios con el abuso del alcohol. Consiste en reemplazar las calorías de una comida completa por las de un "atracón de alcohol". El problema está en que la calidad nutricional de una y la otra en nada se asemejan.

Principalmente, la padecen mujeres, entre los 15 y 30 años, que recurren a las bebidas alcohólicas para soportar pesadas cargas emocionales. Su fin último es siempre el mismo: mantenerse delgadas a toda costa . En el caso de los hombres, hay una mayor búsqueda de la intoxicación.

Pregorexia

Se trata de un temor obsesivo a aumentar de peso durante el embarazo, que pone en riesgo la vida de la madre y del bebé. La pregorexia no aparece repentinamente durante la gestación del feto, sino que puede que haya estado latente y recién se hiciera evidente en el embarazo.

La falta de nutrientes que se genera puede ocasionar bajo peso del feto al nacer, partos prematuros, abortos espontáneos, hiperémesis gravídica y varias malformaciones que afectan el neurodesarrollo del bebé. Solo un abordaje interdisciplinario puede detener el deterioro físico y psíquico que causa este desorden.

Ortorexia

Es uno de los más característicos de nuestra época. Afecta principalmente a adolescentes mujeres, pero también a hombres y mujeres, que buscan mejorar su calidad de alimentación pero terminan acotando el modo de comer de una manera absolutamente restrictiva. Su obsesión no pasa por el peso sino por el cuidado extremo de los alimentos que consumen, ya que sólo ingieren aquello que catalogan como "saludable".

Quienes padecen ortorexia invierten un gran número de horas al día planificando y preparando sus comidas. De hecho, comen tan sano, que termina siendo insalubre y tienen grandes posibilidades de desarrollar una anorexia.

Teria

El Trastorno por Evitación/Restricción de la Ingestión de Alimentos fue reconocido como tal recién en el año 2013. Antes, quienes lo padecían, eran considerados como caprichosos o selectivos a la hora de comer. Sin embargo, se trata una perturbación psiquiátrica, que puede desarrollarse en cualquier momento de la vida pero, principalmente, aparece durante la niñez.

Los pacientes con teria se caracterizan por llevar una dieta poco variada o restrictiva, o por tener una actitud desinteresada hacia los alimentos, pero no presentan una distorsión de su imagen corporal. Si no reciben un tratamiento a tiempo, puede derivar en una anorexia nerviosa.

Vigorexia

También conocida como "anorexia invertida" o dismorfia muscular, quienes padecen de esta alteración persiguen un ideal corporal opuesto al de la anorexia: sueñan con un cuerpo musculoso y grande. Sin embargo, y a pesar de entrenar obsesivamente para conseguirlo, se perciben como flacuchos, carentes de atractivo físico y débiles.

En su gran mayoría sufrida por hombres, la vigorexia puede derivar en sentimientos de depresión, ansiedad, culpa y malhumor. Además de que el exceso de carga en el gimnasio puede ocasionarles lesiones en sus huesos, ligamentos, tendones y músculos.

A dónde recurrir en busca de ayuda

La Casita: es un Centro de atención y prevención para adolescentes y jóvenes y su familia. Para el abordaje de la problemática que pueda surgir, trabaja enfatizando los recursos de la persona y su sistema familiar apoyándose principalmente en el grupo de pares. Tel.: (011) 4787-5432.

Hospital Durand. Tel.: (011) 4982-5555 / 5655.

Hospital Piñero . Tel.: (011) 4631-8100 / 0526

Hospital Borda Tel.: (011) 4305-6666 / 6485

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.