Madres autoconvocadas armaron un mural con los abusadores de sus hijos en la marcha del 8M

Madres autoconvocadas escracharon a los abusadores de sus hijos
Madres autoconvocadas escracharon a los abusadores de sus hijos
Evangelina Bucari
(0)
9 de marzo de 2019  • 14:37

No tenía más de 20 años. Se acercó, pidió un fibrón y papel. Se quedó mirando el mural hasta que pudo hablar: "Es la primera vez que lo voy a contar. Voy a escribir el nombre de mi papá, mi abusador". Entre lágrimas, pegó el cartel. Dos compañeras llegaron para contenerla y lloraron juntas. Después, ya en silencio, volvió a mirar ese nombre y se fundió en un abrazo con una de las mujeres que gestó esta iniciativa. "Gracias por esto", le dijo.

Durante la marcha del 8M, en la pared del Cabildo que da a la Plaza de Mayo, hubo un afiche de dos metros con la consiga "Mural Escrache Colectivo". Mostraba las caras y nombres de más de 70 acusados por abuso sexual y violencia infantil, con el tipo de delito y el estado de sus causas: muchos, a la esperada de juicio; otros, prófugos y, algunos, absueltos. A lo largo de la tarde, a esos carteles iniciales se le fueron sumando otros tantos, como el de la joven que se animó a contar el abuso por parte de su padre.

Además del reclamo por los femicidios, el embarazo en niñas y la legalización del aborto, la movilización de ayer brindó a miles de mujeres la posibilidad de expresarse y dar a conocer diferentes situaciones de violencia. Entre ellas estuvo un grupo de madres protectoras, son mamás de niñas y niños víctimas de abuso sexual o violencia que denunciaron a los progenitores, y que eligieron el 8M para visibilizar "la falta de Justicia" en uno de los delitos más subreportados, silenciados e impunes. "Nos sentimos depredadas por el sistema judicial", sostuvieron.

Son un colectivo de madres autoconvocadas que hicieron público el drama que viven: sus hijas e hijos fueron abusados o violentados, y los acusados de estos delitos siguen en libertad. Lo decidieron hace 72 horas, armaron una cuenta de Twitter ( @ColectivoMural) y comenzaron a recibir las fotos que fueron expuestas. Después, se irían sumando testimonios de otras mujeres de todas las edades que, al pasar, veían la iniciativa.

Pía –omitiremos apellidos para preservar la identidad de los menores– fue una de las impulsoras de "Mural Escrache Colectivo", como ahora se denomina el grupo. "Pertenecemos a muchas organizaciones diferentes, pero queríamos visibilizar que la problemática no es solamente los rostros e imágenes de los abusadores, violentos y pedófilos, sino que, aun con sentencia firme, están sueltos", destacó. "Salvo los carteles que fueron dejando las jóvenes a medida que marchaban, todos en este mural tienen causa o sentencia, pero están libre. El camino de la justicia suele ser sumamente complejo y tortuoso", lamentó.

Pía relató que enfrentan a un sistema que las deja desamparadas y las tiene años sin darles una respuesta. En ese peregrinar de cámaras Gessel, careos y peritajes, ellas se fueron juntando, para ayudarse, asesorarse, darse fuerza. "Somos redes autogestionadas de madres protectoras organizadas por partidos y provincias, unas 500 en todo el país, con la idea de apoyarnos mutuamente. Como el Estado no nos provee esta ayuda, no tenemos otra opción que pasarnos la información por grupos de WhatsApp", describió.

Muchas veces, las acusan de mentir, de atravesar un Síndrome de Alienación Parental (SAP). "Incluso –destacó Pía–, nos piden que revinculemos a nuestros niños con sus agresores. Se nos revictimiza una y otra vez, nos hacen un peritaje tras otro, pero el violento no es citado". En su caso, denunció al padre de su hijo por violencia hacia el chico. "Queremos visibilizar que tenemos que estar juntas para luchar contra este sistema judicial patriarcal. Unidas y fortalecidas", señaló. "A muchas –advirtió–, hacer esto les da miedo, porque después nos atacan".

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, una de cada cinco chicas y uno de cada 13 varones son abusados sexualmente antes de los 18 años. "Todas nosotras hemos recurrido a la justicia y no la encontramos. Hay que recordar que de cada 1000 casos de abuso sexual, solo 100 llegan a los tribunales y uno solo tiene condena", detalló Mariana, otra integrante del colectivo. "Yo fui una de las afortunadas de llegar a juicio, pero el fallo fue un gran retroceso. Con todas las pruebas a nuestro favor, el Tribunal Oral Criminal N°7 resolvió absolver al progenitor de mi hijo, acusado de abusar de él durante dos años, cuando tenía apenas 4", explicó. El niño, que hoy tiene 14, recién lo pudo contar a los 9. Por eso, para Mariana son importantes las acciones públicas: "Es un delito masivo, atraviesa a todas las clases sociales, a todos los espacios. Tenemos que visibilizarlo y, ante la justicia injusta, para nosotras esto es reparador".

Mirna es otra de las madres que estaba apostada al lado del mural. Escuchaba y respondía las preguntas de las chicas que se acercaban, en medio de la marea de mujeres que caminaban por el lugar. "El papá de mi hija abusó de ella cuando tenía un año (ahora tiene 5) y de su hermana de 4, que no era hija de él", contó. A pesar de las denuncias por violencia, las restricciones y de contar con botón antipático, sostuvo que él violaba todas las perimetrales. "Actualmente –señaló– está procesado por dos cargos de abuso sexual agravado por el vínculo, pero está libre a la espera del juicio". Durante la movilización de ayer, supo más: "Una nena de 13 años lo reconoció y me contó que, a través de Instagram, la estaba acosando, que lo bloqueó y le hizo un escrache en redes. La chica estaba con su mamá. Fue muy fuerte".

Por el momento, solo tienen una cuenta Twitter, pero Pía adelantó que el mural se volverá una página web donde cada mujer va a poder visualizar los datos disponibles, aportar otros y dar la localización del abusar o violento. "Es muy importante romper el silencio. Estoy muy emocionada de ver cuantas chicas jóvenes se acercan y se animan a charlar, a contar lo que les pasó, a escribirlo", concluyó Mariana.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.