Mi hijo pasa demasiado tiempo con los juegos online, ¿qué hago?

Victoria Mortimer
(0)
31 de julio de 2019  • 14:43

Empezás a notar que pasa cada vez más tiempo solo en su cuarto jugando con la computadora. En un momento, te das cuenta que tu hijo pasó no una, sino varias noches enteras sin dormir y, cuando lo llamás a comer, dice que prefiere quedarse con los videojuegos. Sufre alteraciones en el ánimo, lo ves cada vez más alejado de sus amigos y sus notas son cada vez más bajas. Poco a poco, lo que empezó como un gusto por los juegos online, se transformó en su único interés.

Estas son algunas de las señales de alerta de la adicción a los videojuegos, que afecta, principalmente, a los más jóvenes y en la que solo piensan en estar frente a la pantalla. "A través de este comportamiento, la persona busca encontrar algún tipo de satisfacción o escape de una situación que no pueden manejar de otra forma", explica Laura Jurkowski, psicóloga y directora de ReConectarse, un centro especializado en el tratamiento de las tecnoadicciones.

Según los especialistas, esta nueva adicción genera, a largo plazo, consecuencias similares al abuso de drogas y alcohol: afecta la vida cotidiana, las obligaciones, los vínculos interpersonales, la concentración y la salud, ocasionando desde problemas posturales, hasta en los dedos, manos y brazos). De hecho, la OMS recientemente reconoció que la adicción a los videojuegos (online y offline) es un desorden mental e incluyó esta problemática en su Clasificación de Enfermedades tal como lo había hecho con la ludopatía.

Cuando el juego pasa a ser adicción

"Los videojuegos estimulan los procesos de toma de decisiones, la creatividad y la resolución de problemas", señala Claudio Waisburg, jefe del departamento de Neurología Infantojuvenil de Ineco y del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro. Sin embargo, Waisburg destaca que, si bien las tecnologías no son malas en sí mismas, ciertos factores como el abuso de las mismas son los que pueden llevar a la adicción.

"No todos tienen la capacidad para poder resolver dónde termina el juego, de discernir entre lo que es juego y lo que es realidad", asegura Jurkowski, y agrega que otros factores que pueden llevar a los chicos a refugiarse en los videojuegos son la necesidad de encontrar un lugar donde poder interactuar con otros, cuestiones anímicas, problemas familiares o el estar atravesando por una situación difícil. "Cuando la interacción social no se da cara a cara, los chicos comienzan a compenetrarse demasiado con el personaje del juego, suplantando así otras necesidades de la vida real", sostiene.

Algunas características típicas de la tecnoadicción son mentir acerca del tiempo que se pasa jugando o que, a pesar de darse cuenta de que algo no está bien, la persona no puede dejar de jugar. "Como se da en otras adicciones, ésta necesita hacerlo por cada vez más tiempo para obtener el beneficio o sensación placentera, lo que se llama fenómeno de tolerancia -explica Jurkowski- y, si no lo puede realizar, aparece el síndrome de abstinencia".

Según una encuesta de la compañía de investigación de mercado GfK realizada en 17 países, la Argentina está entre los tres que presentan un mayor número de adictos a la tecnología (40%), superado por China (43%) y Brasil (42%). En este marco, los referentes brindan algunos consejos para regular su uso: evitar las pantallas en los dormitorios de los más chicos; prestar atención al contenido de los juegos, sobre todo, la violencia; poner límites de tiempo frente a las pantallas; y fomentar a los chicos a realizar otras actividades recreativas con la familia y amigos.

Consejos para lograr un uso responsable de la tecnología

02:07
Video

Qué hacer

  • Si notás que tu hijo puede ser adicto a los videojuegos o a la tecnología, el primer paso es aceptarlo y no negar que tiene un problema. Es importante también, además de buscar que él logre aceptarlo, motivarlo para buscar ayuda
  • Para eso, desde ReConectarse, destacan que es fundamental acercarse a los chicos, no desde el reto sino desde el dialogo, ayudándolo a ver qué es lo que le está afectando y a encontrar otros recursos para tratarlo, incluso con ayuda de profesionales
  • "La forma de superar la adicción no es cortando por completo el uso de la tecnología, sino encontrando un equilibro entre su uso y las demás actividades y responsabilidades", señala Jurkowski. Por eso, en ReConectarse, la clave del modelo de tratamiento es identificar los factores o situaciones que disparan el uso no controlado de, en este caso, los juegos offline y online, y reaprender cómo hacer un uso moderado

Dónde pedir ayuda:

Fundación Manantiales: La fundación se dedica a la investigación, prevención y asistencia integral de diferentes adicciones, desde drogadicción y alcoholismo, hasta tecnoadicción. De las 240 consultas mensuales que reciben, el 35% son por la gran cantidad de horas dedicadas a la computadora, la consola o el celular, principalmente en varones de entre 14 y 35 años. Tel.: (011)4382-8500

ReConectarse: Con un equipo de psicólogos, psicopedagogos y psiquiatras, el centro brinda un tratamiento integral a personas con adicciones relacionados con el uso de la tecnología, desde adicción a juegos online, pornografía o a internet. Además, brinda talleres de orientación para padres y chicos. laura@reconectarse.com.ar

Chicos.net: Esta organización trabaja diseñando e implementando iniciativas para mejorar la calidad de vida y promover el cumplimiento de los derechos de los niños, niñas y adolescentes. desde 2005, impulsan el uso seguro, responsable y significativo en internet a través de programas educativos y capacitaciones para los chicos y sus familias. info@chicos.net / Tel.: (011) 4775-1984

Argentina Cibersegura: Desde 2011, Argentina Cibersegura brinda capacitaciones docentes, charlas en escuelas, talleres de seguridad informática para adolescentes y campañas de concientización, promoviendo el uso seguro de los medios digitales. info@argentinacibersegura.org / Tel.: (011) 2150-3797

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.