Zoe Puente, la futbolista de 10 años que desea que todos puedan jugar

Zoe, con la camiseta del equipo de futbol de su ídola Alex Morgan.
Zoe, con la camiseta del equipo de futbol de su ídola Alex Morgan.
(0)
20 de agosto de 2020  • 13:46

Zoe Puente tiene apenas 10 años, pero al escuchar sus deseos, anhelos e inquietudes, uno se olvida de que es una niña. Juega al fútbol desde los 4 y, junto a su familia, fue abriendo puertas para que más chicas puedan ser incluidas en este deporte, donde todavía persisten muchos prejuicios y trabas para las mujeres. Además, su pasión por el fútbol la llevó a vincularse con personas de todos lados y a conocer a niños, niñas y adolescentes de realidades muy diferentes a la de ella, que no podían jugar no solo por la falta de oportunidades sino por no tener ni siquiera el calzado adecuado. Fue así que nació la idea de la campaña "Todos pueden jugar", que ya lleva juntados más de 160 pares de calzados deportivos.

"Desde bebé la pelota ya era mi juguete favorito", recuerda Zoe. Pero todo comenzó cuando acompañaba a las prácticas a su hermano Tomás (14) y se quedaba jugando sola a un costado. Uno de los entrenadores de la Escuela del exfutbolista Claudio Marangoni, en San Isidro, la vio y la sumó al equipo de los chicos.

Los años que jugó con varones, no dejó de insistir junto a su familia en que era necesario que haya un equipo de fútbol femenino. Su deseo tardó, pero finalmente se concretó cuatro años después: cuando tenía 8 años, el club abrió el primer equipo de mujeres. "Para era ella muy importante. Zoe respira y vive fútbol", afirma Daniela, su mamá.

Zoe no lo podía creer, habían sido demasiados "NO". "Empecé a hacer doble turno, jugaba con los chicos y con las chicas", cuenta la chica. Pero los entrenadores no le permitían jugar de la misma forma en ambos equipos, la indicación era que con las mujeres debía ser más delicada. Su mamá recuerda que la niña la miraba desde adentro de la cancha haciéndole entender que se estaba aburriendo.

Así comenzó la búsqueda de un club más competitivo, llegaron a Roma en Tigre, y luego a Platense, dónde actualmente juega en las inferiores. "Me gustaría dedicarme a esto, el fútbol es mi pasión y quiero llegar a jugar en primera", desea Zoe.

En la final de la copa LUEFI del Club ROMA, junto al técnico Jorge Di Santo.
En la final de la copa LUEFI del Club ROMA, junto al técnico Jorge Di Santo.

Es fanática de Alex Morgan, una jugadora de fútbol estadounidense del Orlando Pride de la National Women's Soccer League (NWSL), la división más alta del fútbol profesional femenino en los Estados Unidos. Y quiere seguir sus pasos: "En todos los partidos uso la camiseta con el número 13, como ella", detalla Zoe.

Además, ya llegó a Alex la campaña que está realizando Zoe y no solo la felicitó sino que le dió su apoyo. También lo hizo Fabián Ayala, el excapitán de la selección femenina de futbol Sub17 y Sub15.

El 21 de agosto es el Día de la Futbolista Femenina. Zoe resalta que es una buena oportunidad para celebrar por los avances y visibilizar todo lo que falta para que todas las niñas que quieran jugar al fútbol puedan hacerlo. "Todas las chicas que lo deseen que lo hagan, porque además es un deporte relindo" afirma.

Respecto de la campaña para juntar zapatillas y botines que inició en cuarentena junto a su familia, Zoe cuenta que los primeros 123 pares fueron donados al hogar "La Cava", de San Isidro, y al "Hogar de Familias Esperanza", en Boulogne, dos instituciones de barrios cercanos a su casa en La Horqueta. Y para el Día de las Infancias, entregaron otros 280 pares más en la "Mesa de Niñez y Adolescencia", de San Fernando, y en el "Club Jóvenes Deportistas", de Villa Lugano.

"Poder ayudar a otros es como meter un gol, pero afuera de la cancha", concluye feliz y entusiasmada.

Zoe entre la multitud de botines que logró juntar para donar.
Zoe entre la multitud de botines que logró juntar para donar.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.