Alumnos y docentes rescataron las virtudes del Martín Fierro

Varios colegios compartieron una jornada dedicada al pensamiento de José Hernández
(0)
7 de diciembre de 2009  

La imagen fue contrastante. En el corazón del microcentro porteño se veía gente apurada caminando por veredas llenas de carteles publicitarios, algunos escritos en inglés. En cambio, en la Sala de Representantes de la Manzana de las Luces, el sitio declarado monumento histórico nacional ubicado en Perú y Alsina, el folklorista Christian Díaz recitaba lentamente sus versos más sentidos, con la guitarra en la mano.

Unos 70 chicos de 16 colegios de esta ciudad y del Gran Buenos Aires lo escuchaban atentamente. El director del colegio Niño Jesús de Praga, de Olivos, Franco Ricoveri, junto con alumnos del secundario, realizaron la Primera Jornada Hernandiana del Bicentenario para aprovechar la celebración del Día de la Tradición.

Con sus profesores de literatura, los chicos de los colegios El Huerto de los Olivos, San Juan el Precursor, San Pablo, Jesús María, El Salvador, Michael Ham, San Andrés, Euskal-Echea, Sagrada Familia (San Miguel) y otros reflexionaron y debatieron sobre los valores literarios y humanos del Martín Fierro , la obra cumbre de José Hernández, y disfrutaron de la música y de la historia que se respira en la Manzana de las Luces.

Grabar la patria en el alma

Para sumar emociones, el director de la Comisión Nacional de la Manzana de las Luces, Miguel Brignani, contó que el mismo Hernández se sentó alguna vez en las mismas butacas donde estaban los chicos, cuando se desempeñó como legislador por la provincia de Buenos Aires. "Aquí se oyó su palabra vibrante", dijo.

"Me gustaría que los versos del Martín Fierro les quedaran grabados en el alma. Y vieran qué actuales son y cuánto bien pueden hacernos al pensar la Argentina que queremos al celebrar los 200 anos", les dijo Brignani a los chicos. Y recitó los versos que más le gustan: "Debe el hombre trabajar/ para ganarse su pan;/ pues la miseria en su afán,/ de perseguir de mil modos,/ llama en la puerta de todos/ y entra en la del haragán".

Jorge Ferro, investigador del Conicet, observó cómo en nuestro poema nacional están presentes los grandes temas del hombre y de la literatura, especialmente el ascenso espiritual a través del sufrimiento: "Porque nada enseña tanto, como el sufrir y el llorar".

"El Martín Fierro es la expresión de los valores que se perdieron en los últimos anos; el valor del trabajo y de la familia, del esfuerzo, del coraje, de la honestidad intelectual y de la convicción. Es parte de lo que hizo grande a nuestra patria", se enorgulleció Juan Ussher, profesor de filosofía del colegio San Juan el Precursor, de San Isidro.

Al finalizar el encuentro, la Sala de Representantes de la Manzana de las Luces fue testigo de lo que significa "llevar la patria en el alma". Se advirtió que muchas de las virtudes que se sostienen en el Martín Fierro se fueron perdiendo.

"La sociedad actual plantea al argentino de hoy como un ser sin interioridad, superficial, el polo opuesto al modelo de persona presentado por José Hernández", expresaba para asombro de los mayores, un chico de 16 años. "Necesitamos más que nunca reavivar el verdadero patriotismo."

"Hoy nos falta jugarnos por la Argentina. Cada vez más guardamos nuestro dinero en bancos del exterior, o importamos cosas y costumbres que nos son nuestras", dijo Nicolás Ahedo, otro estudiante.

Se escuchó, también, una emocionada defensa del gaucho como músico y poeta, lo que permitió apreciar su manera de sentir, pensar y contar la realidad.

Y se hizo entre todos un fervoroso llamado a la lectura, no sólo para gozar con ella, sino también "para comprender lo esencial del gaucho: su visión trascendente de la vida, su capacidad de luchar y vencer las dificultades, su esperanza a pesar de las desgracias."

Una cosa quedó clara en el encuentro: son tantas las enseñanzas del Martín Fierro , que el poema exige tenerlo a mano. Es que siempre queda algo más para rumiar.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.