Arte: Eva y el largo camino de Venecia a Puerto Madero

En el dique 3 desembarca Nicola Costantino con su metáfora de Eva Perón, piedra de la discordia en la bienal veneciana de 2013; la artista libanesa Mona Hatoum llega a Proa y el español Agustín Pérez Rubio, nuevo director del Malba, debuta con la curaduría de Experiencia infinita en inédito formato multidisciplinario
Delfina Helguera
(0)
27 de febrero de 2015  

Si bien el verano en Buenos Aires mantiene una atractiva oferta cultural en museos y fundaciones, la apuesta fuerte llega en marzo. El jueves próximo, la Colección Fortabat presentará Rapsodia inconclusa, la exhibición ideada por Nicola Costantino (Rosario, 1964) para representar a la Argentina en la Bienal de Venecia de 2013. ¿Cómo citar a Evita sin caer en lugares comunes? Costantino asumió el desafío de encarnar a un personaje mítico y emblemático, entrañable en el imaginario colectivo, con el lenguaje del arte contemporáneo.

La exhibición consta de dos videoinstalaciones de las cuatro originales: Eva. Los sueños y Eva. El espejo en las que Costantino personifica a Eva en su intimidad y recrea su época, más dos instalaciones con movimiento que aluden a la enfermedad y el sufrimiento: Eva, la fuerza y Eva, la lluvia. Se exhiben además objetos que se utilizaron en las filmaciones y fotografías.

Como en anteriores oportunidades, la artista rosarina le puso el cuerpo a la obra y encarnó a Eva, fue "ella" a imagen y semejanza, logrando un asombroso parecido a partir del maquillaje, vestuario y peinado. Durante los últimos años exploró el tema del doble, asumió identidades y se apropió de imágenes canónicas,como las obras de Antonio Berni y de Man Ray que recreó con fidelidad sorprendente. En esta elección de la artista surgen cuestiones muy actuales, desde la problemática de la representación al cuestionamiento de la identidad como algo estable y monolítico.

La Fundación Proa, luego de la exitosa exhibición del maestro de la pólvora y los fuegos artificiales Cai Guo-Qiang, abre el calendario con una muestra de la artista libanesa Mona Hatoum (arriba) en un recorrido que abarca toda la producción de la artista. Curada por la italiana Chiara Bertola, el público podrá ver videos y registros de performances, además de una obra creada especialmente para esta ocasión.

Hatoum nació en Beirut en 1952; de origen palestino, se instaló en Londres en 1975 debido a la guerra civil que estalló en su país y terminó su formación allí. Es reconocida por su trabajo en el Reino Unido, fue finalista del premio Turner en 1995 por sus exposiciones en la galería White Cube y en el Centro Pompidou en París, e integró la lista de artistas seleccionados para Sensation, la polémica exhibición organizada por Charles Saatchi en la Real Academia de Londres que luego fue censurada en Nueva York. Se distingue por sus esculturas con un lenguaje mínimo y significados ambivalentes; también trabaja con fotografías, instalaciones y video. Ha participado de la Bienal de Venecia (1995 y 2005) y en la Documenta XI de Kassel. La artista estará presente en el montaje de la exhibición, que viaja desde San Pablo, donde se mostró en la Pinacoteca de Estado.

El Malba abre la temporada con una propuesta de Pérez Rubio, su nuevo curador en jefe, con una exhibición inédita de artistas contemporáneos internacionales y nacionales que incluyen al dúo Elmgreen & Dragset, Dora García, Pierre Huyghe, Allora & Calzadilla, Roman Ondák y Tino Sehgal junto a los argentinos Diego Bianchi y Judi Werthein. Se trata de una experiencia distinta para el público, ya que constará de obras que transcurren en tiempo real, esculturas vivas y coreografías que sorprenderán a los visitantes. El curador juega con el número ocho (la cantidad de artistas participantes) y el símbolo del infinito: las obras se desarrollarán en forma ininterrumpida durante toda la exhibición y de ahí su título, Experiencia infinita.

Al mismo tiempo, en la sala 3 del primer piso, se inaugurará una exposición de fotografías vintage de la gran Annemarie Heinrich, que viene a estrenar un nuevo programa dedicado a artistas mujeres latinoamericanas que no han sido debidamente reconocidas. La muestra se llama Intenciones secretas y está compuesta de 50 fotografías tomadas entre 1930 y 1950, a través de las cuales Heinrich explora el desnudo femenino y se centra en la intimidad de la mujer. Son fotografías alejadas de su producción comercial, que dan cuenta de una mirada libre y desprejuiciada. Ambas exposiciones tienen un catálogo bilingüe.

El museo también invitó a una serie de jóvenes curadores argentinos a realizar una propuesta ligada a la performance. Quedó seleccionada la iniciativa de la curadora Laetitia Mello, que presentó a Osías Yanov (Buenos Aires, 1980), cuya obra integra desde el año pasado la colección del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires.

Yanov desarrolla una obra ligada al movimiento, la exploración del cuerpo humano y la danza asociada a la escultura. En este caso habrá cuatro módulos dispuestos en distintas partes del museo; una vez por semana, catorce intérpretes ejecutarán una coreografía utilizando esculturas elaboradas por el artista. Cada una de estas acciones plantean cuestiones que tienen que ver con el espacio expositivo, el público y la temporalidad de la acción en sí.

FICHA

  • Rapsodia inconclusa de Nicola Costantino en la Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat (Olga Cossettini 141), del 5 de marzo al 3 de mayo. Experiencia infinita, Annemarie Heinrich y Osías Yanov en el Malba (Av. Figueroa Alcorta 3415), desde el 20 de marzo. Mona Hatoum en Fundación Proa (Av. Pedro de Mendoza 1929), del 28 de marzo al 14 de junio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.