Camas, puertas de coches y un extraño desfile de modas en la obra de arte que representa a la Argentina en Venecia