El dolor oculto de Winston Churchill: las batallas libradas con el pincel