En Corrientes, la Gioconda y Miguel Ángel aparecen entre mates y yacarés

Obra de Alberto Ibarra, la sensación del Maco
Obra de Alberto Ibarra, la sensación del Maco
Las curiosas obras de Alberto Ibarra tuvieron mucho éxito en el primer Mercado de Arte
María Paula Zacharías
(0)
21 de mayo de 2019  

CORRIENTES.- En las pinturas de Alberto Ibarra hay un San Juan Bautista igual al de Leonardo al que le camina un yacaré por la frente. Y la Gioconda le ceba un mate a Miguel Ángel. Con esa mezcla de historia y rasgos autóctonos transcurrió Mercado de Arte de Corrientes, una ventana que se abre para la comunidad artística local. Más de cuarenta artistas expusieron el fin de semana sus trabajos en su primer encuentro conjunto cara a cara con el público. Con un contingente de galeristas, coleccionistas, gestores, artistas y curadores de Rosario, Córdoba, Misiones, Chaco y Buenos Aires, se intentó fomentar el crecimiento de otros agentes culturales a través de charlas, debates y presentaciones de libros.

La feria supuso para los artistas una oportunidad de venta en una ciudad donde no hay galerías. Fueron sensación los altares religiosos y paganos de Blas Aparecido, que también se pueden ver en "La Marca original: arte argentino", en el CCK, donde coinciden Gustavo Mendoza, Maia Navas, Laura Seniquel y Julia Rosetti.

Fueron furor las pequeñas pinturas de Alberto Ibarra, reacio a hacerse ver frente a su puesto. Artistas, coleccionistas, galeristas y funcionarios públicos esperaron ansiosos y, al final de la feria, que duró cuatro días, el artista había vendido 20 pinturas entre $ 6000 y $15.000 pesos.

"Me quedé pintando. No esperaba que vinieran en tropel", se asombra Ibarra, arrastrando las erres, y justificando bien su ausencia. Trabaja en una habitación de dos por dos metros, donde vive y crea en base a lo que encuentra. Pinta casi todos los días, a veces hasta siete horas seguidas. Su formación es autodidacta: "Empecé porque me gustaba la magia de un amarillo y un azul que se transformaban en verde. Me quedaba en las clases del secundario dibujando en la última fila. Después empecé a copiar postales. Me compré libros de Taschen para aprender historia del arte: Van Gogh y Chagall me impactaban mucho. Cursé un año de artes visuales en Chaco, pero yo quería pintar". La inspiración le llega de esas páginas y de su entorno: "Uno acá está un poco invadido de toda la temática del Iberá. No podés escapar del chamamé, aunque no te guste. También están los recuerdos de mis días campestres: sentía mucha euforia al correr entre limonares, ver pasar volando una perdiz, trepar árboles en la quinta de mi abuela".

Ahora, ya tiene galerista en Buenos Aires: César Abelenda, director de Pasto y correntino, conocía a Ibarra y había mostrado su obra en su espacio -en cartones, crea escenas que cruzan humor con historia del arte mediante una técnica magistral-, y ahora trajo varias para vender en la ciudad. "A fin de año haremos una muestra individual", anticipó.

Una San Juan Bautista parecido al de Leonardo, con un yacaré en la frente
Una San Juan Bautista parecido al de Leonardo, con un yacaré en la frente

En 2010, Ibarra estuvo en arteBA; también tendría que estar en Interpol, en la base de obras robadas, a juzgar por el testimonio de otro artista y admirador, Tomás Espina. "Compré un retrato suyo que hizo de Beethoven en la parte interior de una caja de fósforos. La tenía en mi biblioteca y un día ya no estaba más".

Una vuelta por el mercado

Con sede en la Sociedad Española y la Mansión 1900, el Mercado de Arte de Corrientes se expandió en museos y otros espacios. Se proyectó la película Los nuevos mecenas del arte, hubo performances, cruces de música y arte. La organización estuvo a cargo del Instituto de Cultura de la provincia de Corrientes, que dirige Gabriel Romero. "Queremos que esta iniciativa continúe", dijo, satisfecho con los resultados.

En este marco, se presentó, además, el futuro museo de arte contemporáneo Ñandé Mac, que no existe aún más que como una donación de la colección del artista Luis Niveiro.

Uno de los altares de Blas Aparecido
Uno de los altares de Blas Aparecido

Conformes con los resultados, los artistas quedaron también expectantes. "Hay que educar al público", consideró José Mizdraji, autor de dibujos y esculturas de animales de los esteros. Laura Seniquel, anfitriona en el único espacio autogestionado, La Espejería, curó el área más prometedora.

Obra de Laura Seniquel
Obra de Laura Seniquel

Ahora toca profesionalizar la escena es el desafío. "Es necesario crear comunidad con artistas, gestores y compradores con su propia voz, construyendo roles y generando condiciones para vivir del arte", señaló Natalia Albanese, de Mercado de Arte de Córdoba. Formación, identidad y constancia, esas pueden ser algunas de las claves.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.