Juan Pablo II, un pastor incansable que cumple 83 años

Durante su pontificado rompió con numerosos récords; antes de ser ordenado sacerdote fue actor, minero y empleado en una fábrica química
Ricardo Quesada
(0)
15 de mayo de 2003  • 13:30

Nació el 18 de mayo de 1920 en una pequeña ciudad a 50 kilómetros de Cracovia con el nombre de Karol Józef Wojtyla. Sin embargo, el mundo lo conoce desde el 16 de octubre de 1978 como Juan Pablo II, el nombre que adoptó al asumir como el papa número 264.

Era el segundo de los dos hijos de Karol Wojtyła y Emilia Kaczorowska. Su madre falleció en 1929. Su hermano mayor Edmund murió en 1932 y su padre en 1941.

En 1938, al terminar sus estudios secundarios Wojtyla ingresó en la Universidad Jagellónica de Cracovia y en una escuela de teatro.

Sin embargo, un año más tarde las fuerzas de ocupación nazi cerraron la casa de estudios.

Por ese motivo, el joven Karol comenzó a trabajar en una cantera y luego en una fábrica química. Así pudo ganarse la vida y evitar la deportación a Alemania.

Sólo a los 22 años sintió que su vocación era el sacerdocio. En 1942 comenzó su formación en el seminario clandestino de Cracovia, dirigido por el Arzobispo de esa ciudad, Cardenal Adam Stefan Sapieha. Al mismo tiempo, fue uno de los promotores del "Teatro Rapsódico", también clandestino.

Tras la segunda guerra mundial, continuó sus estudios en el seminario mayor de Cracovia, nuevamente abierto, y en la Facultad de Teología de la Universidad Jagellónica, hasta su ordenación sacerdotal en Cracovia el 1° de noviembre de 1946.

Casi 12 años más tarde, fue nombrado por Pío XII Obispo Auxiliar de Cracovia, y el 13 de enero de 1964 fue nombrado Arzobispo de Cracovia por Pablo VI, quien lo hizo cardenal el 26 de junio de 1967.

Además de participar en el Concilio Vaticano II (1962-65), con una contribución importante en la elaboración de la constitución Gaudium et Spes, el Cardenal Wojtyła tomó parte en todas las asambleas del Sínodo de los Obispos.

Tras el breve pontificado de Juan Pablo I, Wojtyla fue elegido por los cardenales electores para ocupar la cátedra de Pedro el 16 de octubre de 1978.

En esa oportunidad el mundo asistió asombrado a la elección de un papa no italiano por primera vez en 456 años. Además, el flamante Juan Pablo II era polaco, un ciudadano de un país comunista. La apuesta de los cardenales parecía clara: se plantaba una bandera de lucha contra el ateísmo militante de los regímenes comunistas.

Allí comenzará un pontificado que rompería todos los récords.

En los casi 25 años que lleva al frente de la Iglesia Católica, Juan Pablo II realizó 95 viajes pastorales fuera de Italia, y 141 por el interior de este país, más que ningún otro papa en la historia.

Entre sus documentos principales se incluyen: 13 Encíclicas, 13 Exhortaciones apostólicas, 11 Constituciones apostólicas y 41 Cartas apostólicas.

El Papa también ha publicado dos libros: "Cruzando el umbral de la esperanza" (octubre de 1994) y "Don y misterio: en el quincuagésimo aniversario de mi ordenación sacerdotal" (noviembre de 1996).

Ningún otro Papa se ha encontrado con tantas personas como Juan Pablo II: en cifras, más de 16 millones de peregrinos han participado en las más de 1000 Audiencias Generales que se celebran los miércoles. Ese número no incluye las otras audiencias especiales y las ceremonias religiosas y los millones de fieles que el Papa ha encontrado durante las visitas pastorales efectuadas en Italia y en el resto del mundo.

En los últimos años, Juan Pablo II apareció físicamente debilitado. Las versiones sobre diversas enfermedades, entre ellas el mal de Parkinson, fueron siempre desmentidas por el Vaticano.

Sin embargo, fiel a su estilo de pastor incansable, el Papa nunca abandonó sus viajes apostólicos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.