Juegos de escritura

Esta compilación de artículos, reseñas y ponencias de Maite Alvarado permite apreciar su pensamiento, su rica experiencia pedagógica y su gusto por la fantasía en la literatura
Susana G. Artal
(0)
21 de marzo de 2014  

Escritura e invención en la escuela es una compilación de conferencias, reseñas, ponencias y artículos escritos entre 1987 y 2002 por Maite Alvarado (1953-2002), escritora, docente e investigadora en quien se aunaron un intelecto brillante y una exquisita sensibilidad. Si bien, con un par de excepciones, los materiales incluidos en este libro no eran inéditos, dados los límites de circulación de los medios en que aparecieron (actas, revistas especializadas o publicaciones colectivas), no resultaban de fácil acceso, por lo que es muy provechosa la iniciativa de haberlos reunido en un mismo volumen.

En la primera parte del libro, Yaki Setton, responsable de la selección, ha agrupado trabajos cuyo eje común es la didáctica de la escritura, tema al que Maite Alvarado se consagró, no sólo por la vía de una lúcida indagación teórica sino, sobre todo, desde la perspectiva de una reflexión constantemente realimentada y enriquecida por la práctica. La lectura de esta sección permitirá así apreciar cómo ella fue integrando y transfiriendo a su actividad de docente y capacitadora aportes provenientes de campos diversos, como las apreciaciones de Mijail Bajtin sobre géneros discursivos, los trabajos sobre procesos de redacción de Michel Charolles, el modelo cognitivo de composición de L. Flower y J. R. Hayes, el knowledge building de Scardamalia y Bereiter... Mención especial merece el primer artículo, "Enfoques de la enseñanza de la escritura", que presenta los resultados iniciales de una investigación acerca de la enseñanza de la composición en la escuela primaria argentina, que la autora estaba desarrollando para su tesis doctoral, proyecto que lamentablemente su temprano deceso dejó trunco, pero cuyas pistas deberían ser retomadas a la hora de intentar, acerca de este tema, algún balance serio, que exceda los estrechos parámetros numéricos de ciertos rankings y pruebas.

Ese rico bagaje teórico se vio a su vez potenciado por la amplia experiencia de Alvarado en talleres de escritura y por su muy personal inclinación por la fantasía, el humor y el juego, que ella tomaba tan en serio como a los propios niños (de hecho, su primer libro, el único ausente en la minuciosa bibliografía incluida en el prólogo de Setton, fue un libro de juegos). De allí, la original reutilización de consignas inspiradas en los experimentos verbales de surrealistas y de OuLiPo y también de recursos inspirados por La gramática de la fantasía de Gianni Rodari o el Álbum sistemático de la infancia de Schérer y Hocquenghem, ingredientes que ella combinó con su propio historial de ávida lectora, para crear las series de Lecturones y Escriturones, esas bellas "máquinas de hacer lectores" que concibió para los chicos. Los artículos y reseñas reunidos en la segunda parte de Escritura e invención en la escuela permiten vislumbrar el importante lugar que la literatura de niños ocupó en la vida y la trayectoria profesional de Maite Alvarado.

En el que tal vez haya sido el último artículo que llegó a publicar en vida, adecuado cierre de esta compilación, Alvarado retomó de Ricardo Piglia la idea de que todo cuento narra dos historias: una visible y otra secreta. En esa segunda trama, "hecha de retazos" que el lector arma "en los intersticios de la historia visible" (es decir, en sus puntos oscuros) -explicó- se cifra el encanto, la magia, la seducción de cada relato. Quizá podría extrapolarse el concepto y decir que no sólo la ficción sino toda obra de auténtica creación encierra esa doble dimensión: una faz que remite a la experiencia común y que tiende a lo lineal y lo unívoco, y una faz que cada receptor infiere y reconstruye a partir de su experiencia individual; faz ésta, pues, a la cual su propia imprecisión dota de un potencial imprevisible e inagotable. Sin duda, ese doble rasgo está presente en la muy rica y polifacética producción de Maite Alvarado, en sus cuentos, por supuesto, (que ojalá sean también reeditados) pero también en sus reflexiones teóricas, en sus reseñas, en sus propuestas de consignas, juegos y ejercicios. Todos ellos comparten ese rasgo generoso: convocar a sus lectores -ya sean niños, docentes o investigadores- a seguir preguntándose, buscando, descubriendo en ellos las pistas para desarrollar sus propias tramas.

Escritura e invención en la escuela

Maite Alvarado

FCE

351 páginas

$ 142

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.