La enseña que Bolivia nos legó