La fotografía argentina conquista el mundo, pero la ley local la ignora