La revista TXT pidió disculpas a sus lectores

Demandó al autor de notas falsas
(0)
9 de mayo de 2003  

La revista TXT pidió disculpas a sus lectores en la edición que hoy saldrá a la calle por la publicación de notas desde Bagdad que no habrían sido escritas desde ese lugar, a la vez que recurrió a la Justicia con una denuncia penal contra el periodista Jorge Zicolillo -autor de los artículos- por el delito de estafa.

La querella fue iniciada por el presidente de Capital Intelectual SA y editor responsable de la revista, Alejandro Granica, ante el Juzgado de Instrucción N° 43, a raíz de la publicación de dos notas enviadas supuestamente desde Bagdad, durante la guerra en Irak, que el autor intentó cobrar.

Con el título "La cobertura que no fue", TXT explica la situación a sus lectores y les pide disculpas, tanto como a sus competidores "que cubrieron la guerra desde donde pudieron", según la editorial.

El caso comenzó en febrero último, cuando Zicolillo, autor de varios libros sobre temas históricos y sobre las privatizaciones, tomó contacto con uno de los editores de TXT, Eduardo Zunino, a quien conoció como colaborador de la desaparecida revista 3 Puntos, también de Capital Intelectual SA. Posteriormente, Zicolillo acordó con el editor general de la publicación, Santiago O´ Donnell, y el editor de Internacional, Rodrigo Lloret, el envío de artículos desde Bagdad, hacia donde manifestó que partiría, vía Caracas, a mediados de febrero último.

En esa ocasión, según la denuncia, el periodista dijo trabajar para el diario francés Le Monde y la prestigiosa revista L´Express, así como para Cambio 16. TXT comprobó más tarde que a Zicolillo no lo conocían en ninguna de esas publicaciones.

La revista publicó dos artículos de Zicolillo en su primer número. En el primer artículo, "Resistir por Alá", el autor trazó un cuadro de situación de la ciudad previo a la guerra, con testimonios incluidos. En el comienzo de la segunda nota, titulada "Hijos de Saddam", el supuesto corresponsal de guerra anticipaba: "...el secreto de un buen cuento está en el comienzo, pero sobre todo en el remate". A partir de allí no hubo más notas de Zicolillo en Bagdad. Ya en su segundo número, TXT incluyó un artículo de Carolina Podestá, desde Erbil, norte de Irak. Y a partir de allí, otros artículos enviados desde los Estados Unidos.

Intentos por cobrar

Según la denuncia, Zicolillo -tanto por correo electrónico como por intermedio de su esposa en Buenos Aires- hizo intentos por cobrar las notas enviadas a la revista, que fueron más de las publicadas, según se deduce del escrito, en el que también se da cuenta de las sospechas que nacieron en la editorial a partir de las negativas del periodista a enviar fotos desde Irak y algún teléfono de contacto, además de evasivas a indicar su supuesto paradero en la capital iraquí.

LA NACION localizó a Zicolillo vía correo electrónico, y le preguntó sobre la denuncia iniciada por TXT.

A ese e-mail, Zicolillo respondió: "Lo que ocurre es sencillísimo, me negué a hacer más trabajo del que me correspondía por la misma paga y, ante la presión, opté por dejar de trabajar para ellos. La denuncia surge por mi insistente reclamo para que se me pague en tiempo y forma lo que se me debe".

Pero no respondió puntualmente si estuvo o no en Bagdad.

Zicolillo trabajó en Clarín y fue gerente de Radio El Mundo. Entre sus libros figuran "Damasita Boedo", "Padre Mario" y "Los nuevos conquistadores", junto con Daniel Cecchini.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.