La suerte de los unicornios, una alegoría de la cuarentena