Los efectos ópticos de Jesús Soto, en la Fundación Proa