Olafur Eliasson: cómo crear comunidad en el museo