Quino se fue, y todos quedamos un poco más solos