Una historia de amor y pinceles. Picasso encontró en la rubia Marie Thérèse Walter la musa de sus sueños