Richard Avedon y un mito que revive con la subasta de sus piezas