Tomás Eloy Martínez, un maestro que sigue inspirando