Un homenaje a la amistad de dos artistas marplatenses, en el MAR

Las obras de Pablo Menicucci y Mercedes Esteves ocupan dos salas del museo de arte contemporáneo que con la muestra "Todo es amor" le hace justicia a dos valores locales
Las obras de Pablo Menicucci y Mercedes Esteves ocupan dos salas del museo de arte contemporáneo que con la muestra "Todo es amor" le hace justicia a dos valores locales Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi
Darío Palavecino
(0)
18 de abril de 2019  • 16:48

MAR DEL PLATA.- Se debía el Museo de Arte Contemporáneo (MAR) una muestra con fuerte presencia de artistas locales. Las salas I y II, en planta alta, proponen desde esta semana una recorrida por la producción de Pablo Menicucci y Mercedes Esteves, que a la par de la profunda amistad que los unía recorrieron juntos un camino desde su formación en aulas de esta ciudad hasta la participación en exposiciones internacionales.

"Todo es amor" se titula la nueva propuesta inaugurada en vísperas de este fin de semana largo para completar una programación de otoño/invierno que incluye la exposición "100 mujeres que cambian el mundo", del Studio Harcourt París, "Costhanzo en su laberinto. 30 años de dibujos", con obras de Augusto Costhanzo, y en hall central la instalación "#WhatsUpAgentina Mi casa tu casa", de Daniel González.

Con curaduría compartida de Rodrigo Alonso y Pilar Altilio, en "Todo es amor" se abre un paseo por los proyectos, experiencias y producciones de dos artistas que se formaron aquí, en la Escuela de Artes Visuales Martín Malharro. Egresados de su primera promoción, encontraron en la briosa década del 60 un momento ideal para la creación desde distintos formatos y técnicas.

Acrílico sobre tela de Menicucci, 1998
Acrílico sobre tela de Menicucci, 1998

Quizás haya sido Menicucci el que bien pronto sumó reconocimiento, incluso más allá de las fronteras del país. "Aquí se ganó rápido un lugar y a nivel local es una estrella, casi un mito", asegura Alonso sobre este artista que entre el fulgor de la cultura pop logró participar y exponer en grandes espacios. Ya en 1964 pasó por la Bienal de Venecia, tres años después llegó con una beca a París en pleno Mayo Francés y enseguida, gracias a un curador estadounidense que vio sus trabajos en Buenos Aires, se ganó un lugar en el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York.

Esteves, en cambio, optó por una permanencia más continua junto al mar. Se abrazó a la docencia desde el mismo instituto donde se había graduado sin dejar de crear. Primero por el sendero de lo geométrico y abstracto, unos pasos desde el minimalismo y hacia fines del siglo XX se enrola en la figuración. Destacan los curadores el impacto que sobre su obra tuvieron situaciones de esa época como la clonación y la tecnología.

Obra de Esteves
Obra de Esteves

La muestra "Todo es amor" reserva una de las salas a una recopilación documental de la primera época de coincidencia de ambos artistas. Se pueden ver fotos, libros y una línea de tiempo que ordena y contextualiza sus carreras. La idea es que este material quede resumido en un catálogo que se editará a la brevedad y buscará que esta investigación -con soporte digital adicional- esté al alcance de los institutos de formación artística.

En la planta alta del MAR recibe a los visitantes una enorme fotografía que recrea un happening, formato que Menicucci importó de sus experiencias europeas. En esa misma sala se destaca una mesa de punto y banca similar a la que apeló para implementar la experiencia Atrakate, que gestó en el Instituto Di Tella. Consistía en sentar en torno al paño a distintas personas que recibían cartas y, ante la coincidencia azarosa, ese par debía encerrarse en una cabina donde escuchaban relatos de amor mediante auriculares.

"Eso se va a activar con público que visite la muestra y pueda experimentar la misma situación", anticipa Altilio, que se ocupó de investigar, recopilar e incluso reconstruir la producción de Menicucci. Estas aventuras innovadoras asomaron incómodas y hasta preocupantes para el gobierno militar de entonces. Tanto que llevaron al marplatense a ser demorado por la policía para que explicara de qué se trataban aquellas ideas. "Fue un escándalo", recuerda Alonso.

Crédito: Mauro Rizzi

"Menicucci desarrolla una figuración con influencias pop, que con los años se va volviendo cada vez más analítica y metafísica. Esteves adopta la abstracción, primero en escultura y luego en pintura, para culminar en una figuración de matices conceptuales", resumen los curadores. Hacia la década del 90 Esteves también experimentó con el videoarte.

Pinturas con técnicas mixta, acrílicos sobre papel y tela y acuarelas son parte de la obra de estos artistas que se expondrá en el MAR hasta el próximo 4 de agosto. Altilio resalta el desafío que resultó reunir obra de Menicucci de la que el artista se había desprendido a lo largo de su carrera. Así abundan damas, bocas y gatos que tanto apasionaban al marplatense. Para los niños que visiten la muestra se preparó un juego específico que ligará al artista y aquellas mascotas.

Pero el gran logro que se atribuyen en esta cruzada es un cubo original con el más puro sello pop de cuando Menicucci tenía 33 años, pieza que encontraron bien cuidada por una familia amiga. "Ese fue un hallazgo", acota la curadora.

"Todo es amor", no solo da un lugar destacado en este espacio a figuras fuertes del arte marplatense sino que además marca el inicio de un ciclo organizado por el Ministerio de Gestión Cultural de la provincia para explorar la identidad bonaerense.

Leonel Mesi. Cristiano Ronaldo. Carlos Tevez. Para la serie Retratikis, de Augusto Costhanzo, 2016
Leonel Mesi. Cristiano Ronaldo. Carlos Tevez. Para la serie Retratikis, de Augusto Costhanzo, 2016

PARA AGENDAR

"Todo es amor" se puede visitar hasta agosto en el museo MAR, que tiene su sede en Avenida Félix U. Camet y López de Gomara (a 200 metros de Avenida Constitución y la costa). Abierto de martes a viernes, entre las 9 y 17, y de 12 a 20 los sábados, domingos y feriados. Lunes cerrado Gratis.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.