Editorial. Vivir para escribirlo, contarlo y publicarlo