Argentinos denuncia una maniobra en su contra

El presidente Oscar Giménez acusó a César Traversone, de River, por la ida de varios juveniles.
Pablo Tomino
(0)
22 de agosto de 2000  

La frenética búsqueda de juveniles no sólo tiene sus orígenes en Europa. En nuestro fútbol también estalló un escándalo después de que el presidente de Argentinos, Oscar Giménez, acusó a César Traversone, dirigente de River, de quitarle jugadores a la entidad de Paternal.

"Un pseudoempresario de apellido Berman (Hernán, ex apoderado de Javier Saviola) se acercó a hablar con dos chicos, Juan Manuel Seijo (15 años) y Cristian Bonilla (15). Ellos son de la octava división, hace un tiempo fueron a una gira por las islas Canarias y les preguntó si tenían pasaporte comunitario", dijo Giménez.

Muy enojado, el titular de Argentinos continuó: "Después me enteré de que algunos dirigentes allegados a Traversone se acercaron otra vez para tentarlos. Y no me extraña, porque hace algún tiempo habló con un chico de las infantiles, de apellido Castro (14), que ahora juega en River. Hace poco se acercó para hablarme por Julio Arca (fue vendido al fútbol inglés)".

Argentinos presentará una queja en la AFA. "Esto no puede ser, es una cuestión moral. El directivo que quiera ser empresario que cambie de profesión, pero que abandone sus funciones en el club", dijo Giménez.

Traversone se defendió: "No estuve ni con los chicos que él dice ni con los padres. Es cierto que el sábado último fui a ver a Boca y River por la octava, en la Bombonera. Como Argentinos podía ser campeón si Boca ganaba, algunos jugadores estuvieron en la cancha y vieron el partido cerca de mí, pero no hablé con ninguno. Estoy caliente, es una bestialidad lo que dijo y tendré que hablar con el abogado de River". De acuerdo con las versiones, Traversone habría dialogado con el arquero Nicolás Navarro (15).

Consultado telefónicamente, el empresario Hernán Berman dijo que prefería no hablar del tema.

Allegados a la dirigencia de Argentinos, que ocultaron su identidad, aseguraron que el contacto existió en las Canarias. Berman habría conversado con Pisano, vicepresidente de Argentinos, y le hizo una oferta concreta por Seijo y Bonilla: 550.000 dólares por cada uno más el 20% en una futura venta. Pero el club quería un millón por cada jugador y las negociaciones se terminaron. Incluso, los padres de varios futbolistas se habrían acercado al representante para gestionar mejoras económicas.

Lo cierto es que los dos chicos ya no jugarían más en Argentinos y sus familiares harían uso del derecho de la patria potestad para llevarlos al fútbol portugués en los próximos días.

Otros casos

Esteban Cambiasso: se fue de Argentinos Juniors a Real Madrid con su hermano Nicolás cuando tenían 15 y 18 años, respectivamente. Ninguno había debutado en primera división. Se llegó a un litigio en el que la FIFA falló en favor de Argentinos, pero sólo recibió como compensación económica 1.800.000 dólares por ambos.

Lo curioso es que ninguno de los dos llegó a jugar en la primera del club español. Estuvieron en la filial del equipo y después Nicolás volvió a la Argentina. Esteban sigue a préstamo en Independiente.

Fabricio Coloccini: su padre, Osvaldo, hizo uso de la patria potestad y se fue a jugar a Milan por un contrato de 83.000 dólares mensuales, cuando Boca le ofrecía 5800. Tiene 18 años. Boca protestó ante la FIFA y finalmente los clubes llegaron a un acuerdo, por lo que el club de la ribera recibirá una cifra cercana a los cinco millones de dólares por haber participado en la formación del jugador. Boca se lo había comprado a Argentinos Juniors cuatro años antes, junto con otros cinco jugadores (Riquelme, La Paglia, Ruiz, Pablo Islas y Carlos Marinelli).

Carlos Ariel Marinelli: llegó a Boca en 1996. Antes de debutar en primera división y con sólo 17 años fue transferido a Middlesbrough, de Inglaterra, por 4.000.000 de dólares. El 50% del pase pertenecía a Boca y el resto, al padre del jugador.

Juan Esnaider: fue contratado por Real Madrid a los 18 años. El club español le pagó a Ferro 1.500.000 dólares por su pase en 1991.

Pablo Calandria: el año último, a los 18 años, pasó de Huracán a Olympique de Marsella, de Francia, por 2.000.000 de dólares.

Julio Arca: hace unas semanas pasó de Argentinos Juniors a Sunderland, de Inglaterra. Tiene 18 años y el club de la Premier League pagó 1.800.000 dólares por el 50% de su pase.

Jonathan Fabro: tiene 18 años y es otro de los casos en los que se hizo uso de la patria potestad. Se fue a Betis, de España, pero Argentinos ya pidió su inhabilitación.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.