Arzeno, otro caso bajo la sombra del doping