Fórmula 1: el escudo de amor de Grosjean, después del infierno en Bahrein