Así fue el partido de Manu Ginóbili: el efusivo aliento a Tony Parker y la mejor flotadita de la noche