Otra clase del "abuelo" en la NBA: Manu Ginóbili y el delicado arte de hacer que las cosas sucedan